Recula delegado de Profepa sobre accesos viales a La Célula


Se acobarda ante Javier García Ramírez y Valentín Meneses Rojas

 

Rubén Pedro Torres Rodríguez, se limitó a negar que el Gobierno del estado lo presionara, aunque admitió que su discurso se ha vuelto más blando en cuanto a las sanciones contra la Seduop y la SCT por la construcción de la Célula

 

Miguel Ángel Cordero

 

Rubén Pedro Torres Rodríguez, delegado de la Profepa, se acobardó ante Javier García Ramírez y Valentín Meneses Rojas, secretarios de Obra Pública y Comunicaciones y Transportes, respectivamente, pues admitió que por el momento no clausurará los accesos viales de La Célula, como había declarado con anterioridad.


El funcionario federal le había advertido, a principios de año, al responsable de la obra pública local que si la deforestación de especies amenazadas causada por La Célula no era revertida, la delegación podría emprender el cierre de los caminos hacia este recinto.


Sin embargo, cuando se le señaló la contradicción en la  que incurrió, Torres Rodríguez se limitó a negar que el Gobierno del estado lo presionara —como señalaron versiones periodísticas—, aunque admitió que su discurso se ha vuelto más blando en cuanto a las sanciones contra la Seduop y la SCT por la construcción de La Célula.


“Cuando hay una desatención a los requerimientos, obviamente tenemos que insistir mucho más pero cuando hay una muestra palpable de cumplimiento (de la Seduop), entonces tenemos que apoyar este cumplimiento”, expresó.


El delegado aseguró que los trabajos que afectaban al ambiente, por alguna razón, ya no han continuado. Presumió que la administración de la Secretaría de Desarrollo Urbano ha tenido un acercamiento con la Profepa para incorporar el proyecto de La Célula al programa “Empresa Limpia”.


Calificó como simples pendientes de la Secretaría de Desarrollo Urbano y de Comunicaciones y Transportes la restitución de especies afectadas. Incluso dijo que la vegetación “apenas necesita ser removida”.


—Sigue en pie la sanción, lo que usted decía de que se cancelarían las vías de acceso a La Célula — se le cuestionó.
—Mira, la Seduop ha tenido una acción más propositiva hacia el cumplimiento— se justificó.


“En la evaluación se demuestra que el impacto al ambiente que se está dando se puede mitigar, compensar y sobre todo mover la vegetación y reubicar en otro sitio. Acá el costo para la empresa es que se demuestre la viabilidad ecológica”, dijo.


Estas blandas declaraciones contrastan con la actitud de Rubén Pedro, hace meses cuando el funcionario federal había explicado que de acuerdo al dictamen técnico de la Profepa, existen afectaciones al ecosistema.


Una de las principales afectaciones provocadas por la construcción de La Célula, según el delegado, fue la deforestación de dos especies vegetales del lugar amenazadas: mamilaria discolor y magimamma, ambas del orden de las cactáceas.
Versiones periodísticas señalan que Torres Rodríguez recibió una censura de parte del Gobierno del estado por haber criticado, en principio, la edificación de vialidades en La Célula. La amonestación provino de las protestas del Gobierno del estado por el amago del delegado de clausurar las vías de acceso a La Célula.

 

 

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas