En seis meses se entregará la Atlixcáyotl, advierte AECO


Señaló que entre más se prolongue la entrega de obras más difícil será mantener la liquidez de esta

 

El mantenimiento de maquinaria rentada es la afectación económica más alta, pues es más caro tener la maquinas paradas que retirarlas y nuevamente volver a contratar a la empresa proveedora cada vez que éstas se necesiten

 

Miguel Ángel Cordero

 

El retraso en la entrega de la Vía Atlixcáyotl ha generado un círculo vicioso, pues entre más se prolonga la entrega de obras, más difícil es para los constructores mantener la liquidez de la obra, informó Sergio Curro Martínez, presidente de la AECO, quien advirtió además que los trabajos podrían prolongarse entre tres y seis meses más.


En entrevista con CAMBIO, el empresario detalló que la construcción del puente sobre el río Atoyac podría durar entre seis meses si la hechura sobre columnas, trabes y pilotes es colada —cemento vertido—. Si se utiliza material prefabricado, el tiempo se reduciría a tres meses.


Dijo que la colocación del equipamiento urbano es relativamente rápida, pues sólo duraría entre 60 y 90 días. Dado que en este momento falta esta vestidura de la vialidad, y resulta imposible que la obra concluya en julio, como estaba previsto.


Tales detalles técnicos, ofrecidos por Curro Martínez, confirman lo publicado por CAMBIO respecto a que el avance de la obra sólo es de 62 por ciento y que existe un retraso en puentes, señalética, paraderos, jardineras y desviaciones, los cuales no permitirán concluir a tiempo la vialidad.


El retraso de la Vía Atlixcáyotl terminará por perjudicar a los empresarios consentidos de Javier García Ramírez, pues Sergio Curro precisó que la contratación de maquinaria, parada por la demora de la edificación incrementa los costos de la obra.


El mantenimiento de maquinaria rentada es la afectación económica más alta, pues es más caro tener la maquinas paradas que retirarlas y nuevamente volver a contratar a la empresa proveedora cada vez que éstas se necesiten.


“A los empresarios nos conviene que la obra se termine en el menor tiempo posible ya que con ello no sufragamos gastos mayores de operación”, dijo.


Estos gastos de operación tienen que ver con el mantenimiento de personal técnico inactivo, laboratorios y empleados administrativos que cobran su quincena, pero dado que no hay avances significativos en la obra, continúan laborando en pagos de nóminas y liberación de fondos.


Dijo además que aunque los precios de los materiales se encuentran estables hasta el momento, con la recesión podrían incrementarse de golpe. “En cualquier escenario, los constructores serían los perjudicados”.


Curro Martínez dijo que sería mejor aceptar el retraso por parte de la Seduop y los constructores, ya que con la crisis económica “es aceptable” que existan aplazamientos en el programa de edificación de la Atlixcáyotl.


También la calidad de la obra se afecta con el retraso, principalmente por la temporada de lluvias, pues si estas llegan mientras hay todavía “terracerías” abiertas, la base no sería suficientemente compactada.


Dijo que en tal caso tendría que esperarse la evaporación de agua o se gastaría aún más en la compra de cal para que con ella se seque la base de la carpeta asfáltica. “Y así habría un circulo vicioso. Más tiempo para que se seque, más tiempo para que se incremente el costo de la obra”.


La información oficial marca que el 15 de junio podrían entregarse la superficie de asfalto del carril central y el 25 de julio todo el reencarpetamiento de la vialidad con concreto hidráulico.


Sin embargo, Javier García Ramírez declaró a CAMBIO que el avance apenas es de 62 por ciento, lo que significa un cuatro por ciento de avance, ya que el 23 de marzo de ese año el funcionario había reportado que lo construido hasta entonces equivalía al 58 por ciento de la obra.


La obra inició en julio del año pasado y está planeada a doce meses. Considerando que sólo hay un avance de cuatro por ciento por cada 60 días, se requieren siete meses más para la finalización de la obra.


De acuerdo a la CMIC, son 12 las empresas beneficiadas con esta construcción más las proveedoras. Entre éstas se encuentran Perecar, CUAR, CUPSA, ALOM, Constructores Unidos, Grupo Haplu, Guor, Cemex y la organización Ponciano Arriaga.


Se tiene previsto que él próximo lunes se abra parcialmente la Vía Atlixcáyotl en dirección a Atlixco. A partir del lunes la Dirección de Seguridad Vial del Estado implementará un operativo especial para que la circulación se efectúe en seis carriles en el tramo que va de Cúmulo de Virgo al Bulevar del Niño Poblano. En los demás tramos los vehículos seguirán circulando únicamente sobre dos carriles.

 

 

 

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas