Sergio Julio Curro y Martínez


En esto creo


Presidente de la AECO


Lulú Horán

 

 

Sergio Curro es un profesionista, un arquitecto. Considero que muy dedicado a mi profesión, con muchas ganas de salir y seguir adelante. Llevo 30 años como constructor.

 

Mi lema es “hacer las cosas bien y a la primera”. Es algo que me ha funcionado perfectamente.

 

No soy indeciso, no trato de buscarle problemas al asunto, busco que sea el camino más fácil y rápido, que se tengan todos los beneficios de una manera bien para todo mundo.

 

No soy priista ni panista ni de ningún partido; mi origen es completamente neutral, apolítico, actualmente como parte de la asociación sí tenemos que tomar ciertas características para beneficio de ella.

 

Hay dos cosas que no soporto: la hipocresía y la ineptitud. Como ser humano tengo todos los defectos, pero mi defecto principal es tratar de ser perfeccionista, un ejemplo simple, las camisas en mi clóset me gusta clasificarlas por color, por forma, inclusive hasta cómo las uso.

 

Desde que yo estaba en la secundaria pensé en estudiar arquitectura, pasaba por algún terreno, me imaginaba y me decía “aquí quedaría bien una unidad habitacional…” o una gasolinera, o un centro comercial, desde entonces haciendo mis propuestas como arquitecto.

 

Empecé a construirle a la familia, eso es característico en todos los ingenieros y en todos los arquitectos, le construyes al primo, al abuelo, al tío, a los hermanos, en fin. De ahí en fuera, trabajando en empresas constructoras.

 

Mi otra responsabilidad es ser padre. Soy casado por segunda vez, tengo cuatro hijos, dos varones de mi primer matrimonio: Sergio Steve de 25 años y Julio Adderly de 21 años. De mi segundo matrimonio también tengo dos varones: Maxymillian de nueve años y Emyllian de siete años.

 

No soy muy aficionado a las corridas de toros, aunque por mi apellido debería serlo. Mi apellido original es Puertos. A mi bisabuelo paterno le gustaba torear, entonces lo empezaron a apodar “El Curro”, y en honor a eso, registró a sus hijos con el apellido Curro.

 

En el tiempo que llevo de empresario, he sido parte de dos empresas; la primera de ellas, Desarrollo Urbano Infraestructura y de Servicios SA de CV que se fundó en 1988.

 

Estuve en tres o cuatro empresas trabajando como empleado, en todas fui el gerente general; hasta que tomo la decisión de independizarme y empezar a crear mi propia empresa.

 

Aun ya con mi empresa, yo era el chofer, cargaba, ayudaba a los trabajadores, pintaba, iba por la comida, en fin. No siempre las cosas marchan bien, hay tropiezos, se cae uno, ahí es donde recuperarse es lo más difícil.

 

Hemos logrado una especialización en la construcción de sitios de telefonía, lo que todo mundo conoce como antenas de servicio de teléfonos celulares, ésas las hacemos nosotros. Le hemos trabajado a Telcel, Nextel, Maxcom, Iusacell, Telefónica, American Tower Company, en fin, hemos recorrido casi toda la República.

 

Estoy muy orgulloso de ellos, pero siento un orgullo especial por mis dos hijos mayores; los metí a jugar tenis desde muy pequeños, llegaron a clasificar.

 

Sergio Steve cuando terminó la preparatoria me dio la sorpresa de que ya estaba becado en Estados Unidos. Se graduó el año pasado de arquitecto y actualmente está estudiando la maestría en el Instituto Tecnológico de Illinois, Chicago, con la maestría de gerencia de construcción de edificios altos.

 

Julio Adderly al siguiente año de que se fue su hermano mayor, se fue de vacaciones, estando dos meses por allá entrenó con el equipo de tenis de la universidad y quedó a muy buen nivel. De ahí le ofrecieron una beca de high school, y como resultado de una beca deportiva se va a vivir al extranjero, a prepararse y hacer su propia vida.

 

Otra especialidad que he adquirido dentro de lo que es mi profesión, es la restauración de inmuebles y avenidas. En la administración del arquitecto Paredes nos tocó hacer las cuatro calles alrededor del zócalo: Juan de Palafox, 2 Sur, 5 de Mayo y 3 Oriente, y las famosas fuentecitas.

 

Algo que me caracteriza es el ser tenaz, siempre trato de concluir lo que inicio, no dejo nada a la mitad del camino. Trato de que la gente que está colaborando conmigo haga exactamente lo mismo, que cumpla sus metas y que no quede nada a la mitad.

 

Sus debilidades

 

Mi debilidad son los automóviles antiguos, mi abuelo y mi padre fueron permisionarios de líneas de camiones; se acostumbraba hace mucho tiempo que ellos mismos arreglaban sus camiones y yo desde muy niño era su ayudante.

 

Tengo más de 15 años coleccionando automóviles antiguos. Una camioneta Ford 52 que quedó como nueva, una camioneta Chevrolet año 1958, una Apache que está en proceso de restauración, un Chevrolet Sedán modelo 50 y un Jeep Willys modelo 49.

 

Algo que me gusta también y le invierto dinero es comprar plumas Mont Blanc, me encantan. Se diría que mi mayor afición son los autos y las plumas. Cada vez que voy a Estados Unidos a visitar a mis hijos mayores no pierdo oportunidad de comprarme y traerme un juego de plumas.

 

Escucho toda clase de música, y me encanta bailar, sé bailar de todo.

 

En cuestión de ropa no preciso de una marca, pero sí trato de que por lo menos mis camisas sean de muy buena calidad, cuido mucho ese aspecto. En corbatas, la mayoría son de la firma Ermenegildo Zegna.

 

Me fascinan los cortes de carne, la comida mexicana, pero sobre todo si es comida exótica como faisán, tortuga, rinoceronte, víbora, pato. Lo que no me hacen comer son los nopales y el betabel.

 

Me gusta mucho el vino español. Tengo una cava muy modesta en casa y procuro tener mis vinos de casa Torres.

 

Mi calzado favorito es de la firma Prada, muy cómodo por cierto, también uso Flower Shine. En cuestión de perfume, sin duda es Channel.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas