PRI y PAN fingen postura contra el impuestazo


Gustavo Espinosa presenta un punto de acuerdo atiborrado de críticas al paquete económico


“Reprochan” el incremento de un punto porcentual al IVA, que alcanza una tasa del 16 por ciento, bajo el argumento de que ese gravamen no solucionará el déficit que proyecta el Gobierno federal para 2010


Selene Ríos Andraca

 

Previo acuerdo entre el Revolucionario Institucional y Acción Nacional, el legislador de Nueva Alianza, Gustavo Espinosa Vázquez, presentó un punto de acuerdo para que el Senado de la República revise el paquete fiscal 2010 aprobado por la Cámara Baja en la madrugada del miércoles, que incluye el incremento al 16 por ciento en el Impuesto al Valor Agregado, 30 por ciento al Impuesto Sobre la Renta y la creación de un impuesto a las telecomunicaciones de tres por ciento, entre otros, con la finalidad de amortiguar el costo político que asumirán los dos partidos más grandes de la entidad.


Fuentes del Legislativo confiaron a Cambio que la noche del miércoles, los coordinadores Humberto Aguilar, del PRI; Eduardo Rivera, del PAN y Gustavo Espinosa de Nueva Alianza pactaron la presentación del punto de acuerdo, cuya petición se limitaba a pedirle al Senado de la República que revisara el paquete fiscal 2010.


Por lo que ayer, durante la sesión ordinaria, el punto de acuerdo presentado en Asuntos Generales fue aprobado por unanimidad, incluso Eduardo Rivera y Luis Alberto Arriaga sumaron al PAN y al tricolor, respectivamente, a la queja de Gustavo Espinosa.


El punto de acuerdo, avalado incluso por Acción Nacional y el tricolor, incluye una serie de críticas al paquete fiscal, sobre todo en el sistema de tributación, puesto que las 400 empresas más grandes del país han esquivado el pago de impuestos ante la Secretaría de Hacienda: “Consideramos que esta medida afectará a los más pobres, quienes destinan el 50 por ciento de sus ingresos a la compra de insumos básicos (…); la propuesta resulta altamente regresiva y provocará una nueva estirada inflacionaria”.


Asimismo, reprocha el incremento de un punto porcentual al Impuesto sobre el Valor Agregado que alcanza una tasa del 16 por ciento, bajo el argumento de que el aumento a ese gravamen no solucionará el déficit que proyecta el Gobierno federal para 2010, mismo que asciende a los 780 mil millones de pesos.


“Con el incremento al 16 por ciento del IVA, al 30 por ciento del ISR, el tres por ciento a telecomunicaciones, entre otros, se planea generar en 2010 recursos permanentes adicionales por 175 mil 700 millones de pesos, que equivalen tan sólo al 1.4 por ciento del producto interno bruto”, señala el documento que llegará en los próximos días al Senado de la República.


La Cámara Alta tiene como límite para aprobar el paquete económico del próximo año hasta el 31 de octubre, y en caso de hacer observaciones, el mismo regresará al Congreso de la Unión para su corrección, después, regresa al Senado para que sea publicado en el Diario Oficial de la Federación.


Aunque a nivel nacional, las dirigencias del Revolucionario Institucional y de Acción Nacional defendieron el paquete fiscal con la nueva serie de incrementos a gravámenes y la creación de otros, en Puebla los legisladores cambiaron la postura ante los planteamientos de Espinosa Vázquez.


Uno de los argumentos del punto de acuerdo para solicitarle al Senado la revisión del paquete fiscal, se basa en la serie de privilegios para los grandes empresarios y la afectación directa al “ciudadano común”, por las medidas “regresivas” aprobadas por el Congreso de la Unión.


“Lo más lamentable de esta propuesta es que no plantea acotar o eliminar los regímenes de tributación especial para las 400 empresas más grandes que según el SAT el año pasado obtuvieron ingresos por 5 billones de pesos y sólo pagaron 1.7 por ciento de impuestos, es decir, dichas empresas sólo pagaron 85 mil millones de pesos, cuando debieron aportar al fisco 850 millones vía impuestos en 2008.”


La carga más onerosa del paquete económico, reza el documento, recaerá nuevamente en el ciudadano común y no se advierte un verdadero esfuerzo del Gobierno federal por reducir sustancialmente el gasto corriente.


El punto de acuerdo cita las posiciones de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio y de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación, ambas coinciden en que los nuevos incrementos afectarán principalmente a las micro, medianas y pequeñas empresas, además de inhibir la creación de empleos y las inversiones.


El documento concluye con una crítica al Gobierno federal: “El problema de México no es la falta de recursos sino la distribución inequitativa y salvaje del ingreso que excluye una gran cantidad de mexicanos, pues el problema de la pobreza no se resuelve únicamente con crecimiento económico y mucho menos con el incremento discriminado de los impuestos”.
En respuesta al documento, el coordinador de la bancada panista, Eduardo Rivera Pérez, señaló que su partido se sumaba al punto de acuerdo, debido a las quejas de la sociedad por el nuevo paquete económico. De parte del tricolor, Luis Alberto Arriaga consideró: “es un jarabe amargo, pero hay que tomárnoslo”.

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas