Califican corrupción de institucionalizada


Fue el investigador del CIDE, José Antonio Crespo Mendoza


Ana de la Fuente

 

En el marco de la Segunda Semana de Transparencia el profesor investigador del CIDE, José Antonio Crespo Mendoza, denunció que la corrupción en México se trata de una situación cultural y que además se encuentra reforzada, por lo tanto la calificó de corrupción institucionalizada.


Mientras que en los países escandinavos la calificación de ciudadanos honestos alcanza el nueve —en una escala del uno al diez—, en México la calificación promedio es de 3.3, en la misma escala. La falta de honestidad de los mexicanos encuentra su justificación en el alto costo de ser honesto en un país donde resulta más caro apegarse a las leyes que pagar mordidas.


El también columnista del Excélsior retomó la frase de Maquiavelo: “Los hombres hacen el bien por la fuerza”, para demostrar que es necesario que existan organismos autónomos e independientes que regulen a las autoridades principalmente cuando se cometen abusos del poder o actos de corrupción, pues aseguró que si los hombres fueran honestos no se necesitarían órganos de control.


Crespo Mendoza aseguró que existen más posibilidades de caer en la tentación a medida de que se goza de mayor poder y que por ello lo más importante es llamar a cuentas a los gobernantes. Reconoció que hace falta voluntad política para erradicar la corrupción.


El columnista señaló que en México se intercambia impunidad por favores, ya sean políticos o económicos, y que la alternancia política sí ayuda a evitar la concentración del poder, lo que vuelve permisiva la evasión a la ley.


Evaluó las características de un sistema presidencial —como el de México— en el que se tiene que negociar con la oposición, a fin de mantener la gobernabilidad del país y la de un sistema de gobierno parlamentario en el que existe mayor facilidad de hacer las reformas necesarias sin tener que negociar favores.


Durante la conferencia aseguró que la evasión fiscal es también una forma de corrupción, pero se explica porque los ciudadanos están cansados de ver que se hace un mal uso del dinero público. Agregó que si el país contara con excelentes servicios públicos, la población pagaría gustosa hasta un 45 por ciento de sus ingresos.

 

En la última de sus explicaciones —que no justificaciones— sobre por qué en México somos más corruptos que en otros países, dijo que es una cuestión de educación.

 

 

 

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas