Restauranteros esperan repunte económico


Ana de la Fuente

 

Arturo Delgado Ramírez, presidente de la Asociación Poblana de Restaurantes y Prestadores de Servicios (Apresac), aseguró que el sector espera una franca recuperación económica a causa de las celebraciones del Grito de Independencia, que se conjuntan con el día de asueto y la quincena, aunque las reservaciones no rebasaron el 30 por ciento.


Esta recuperación resultaría un ligero aire, luego de que el mes de septiembre resulta fatal en cuanto a ingresos para los restauranteros como consecuencia de la merma económica familiar que se presenta en la temporada de regreso a clases.


El líder de la Apresac expresó su preocupación por la posible desaparición de la Secretaría de Turismo (Sectur) estatal, porque dependen de ella los subsidios en materia de capacitación y certificación de los programas M y H, a los que actualmente se les otorga un subsidio del 75 y 100 por ciento respectivamente. En caso de retirar el apoyo económico los negocios tendrían que invertir alrededor de 27 mil pesos por cada 10 empleados para mantener la capacitación.


Agregó que la promoción de exposiciones gastronómicas nacionales, como las del Chile en nogada y  La cazuela de mole, serían las primeras en verse afectadas al no contar con recursos —tripartitas— para llevarlas a cabo, por lo que sería una decisión “muy inteligente” que el gobernador del Puebla, Mario Marín Torres, decidiera mantener esta dependencia local y no regresarla a ser una subsecretaría.


Aun cuando el Ayuntamiento concedió su beneplácito para que este 15 de septiembre hubiera noche libre en la capital —permitir la venta de alcohol durante toda la noche—, no otorgó ninguna concesión para que los comensales puedan fumar. Para reforzar esta postura el municipio mantuvo vigente su programa de alcoholímetro. Al respecto Delgado sugirió prever a un conductor designado a fin de que el Ayuntamiento continué autorizando en fechas posteriores las noches libres.

 

El líder restaurantero reconoció que el incremento al Impuesto especial sobre producción y servicios (IEPS) pretendido por el paquete fiscal del 2010, lastimaría —en caso de ser aprobado por el Congreso de la Unión— directamente a los comensales por tratarse de un tributo que pagan directamente los consumidores.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas