Reconocen que sacerdote de Tehuacán fue secuestrado


Pedían dos millones de pesos por su rescate, narra párroco de Tehuacán


Rodrigo Aguilar Martínez asegura que las negociaciones fueron difíciles, ya que no cuentan con más dinero que con las limosnas que reciben de la gente, pero que fue liberado sin que se haya pagado el recate


Daniel Hernández Cruz

 

Luego de la detención de la banda de secuestradores denominada “Los Fidel”, quienes fueron señalados como los plagiarios del vicario general Benito Leobardo Arroyo Romero en mayo pasado, el párroco de Tehuacán, Rodrigo Aguilar Martínez, reconoce el secuestro y revela detalles del caso.


En el documento señala que los secuestradores pidieron 2 millones de pesos por la vida de Leobardo Arroyo Romero o que de lo contrario le cortarían la cabeza:


“La experiencia del secuestro había sido intensa y estresante; el padre mencionado la vivió como víctima, yo la viví como interlocutor con los secuestradores, pues así lo exigieron por teléfono y yo acepté. Las palabras fueron cortantes y agresivas: que yo entregara 2 millones de pesos o ellos tirarían la cabeza del padre en la catedral; y que nada dijéramos a la policía porque estaban involucrados”.


Aguilar Martínez en el documentó señala que los plagiarios le permitieron hablar con el vicario general, lo que le dio la certeza de que estaba vivo y continuar con las negociaciones.


Asegura que las negociaciones fueron difíciles, ya que no cuentan con más dinero que con las limosnas que reciben de la gente, pero que fue liberado sin que se haya pagado el recate: “No pretendo narrar las peripecias de la negociación; sólo que yo no podía prometer gran cosa de dinero, pues la Diócesis no cuenta más que con las limosnas de los feligreses.

 

En fin, tras unas 36 horas de secuestro bruscamente dejaron libre al padre, sin haber pagado nosotros ningún rescate económico”.


El clérigo señala que pidieron la colaboración de las autoridades municipales, estatales y federales, y que para no entorpecer las investigaciones dieron la versión al público de que no fue un secuestro: “Yo me había comunicado con las autoridades municipales, quienes pidieron apoyo a instancias estatales y federales. Por razones prudenciales, para facilitar la investigación, nuestra versión al público fue que no había habido secuestro”.


Aguilar Martínez afirma que perdonó a los secuestrados pero espera que reciban su castigo: “Perdono de corazón a los secuestradores y pido a Dios por ellos, por su conversión, pero han cometido un delito y deben pagar”.


Finalmente, hace un llamado a la ciudadanía para que denuncien en caso de ser víctima de cualquier chantaje.


Los secuestradores fueron detenidos el 9 de septiembre pasado en Tehuacán, entre los detenidos se cuenta a un ex policía ministerial y un ex militar.

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas