Se divide protesta de reprobados en la UAP


Por la infiltración de grupos políticos en su movimiento


Miguel Ángel Cordero


Los aspirantes rechazados por la Universidad Autónoma de Puebla (UAP) que demandaban ingresar a la Máxima Casa de Estudios se dividieron a causa de la infiltración de otras organizaciones en el movimiento de protesta.


Ayer, los aspirantes que protestaron en el edificio Carolino de la UAP y en Casa Aguayo se dividieron entre los que prefieren que ninguna organización les respalde y los que sí. Estos últimos, cerca de 50, son los que buscan adherirse al Frente de Organizaciones Sindicales Sociales Estudiantiles Populares del Estado de Puebla (FOSSEP).


Por su parte, algunos simpatizantes de la Liga Estudiantil Democrática y del FOSSEP amagaron con iniciar una huelga de hambre y continuar con sus protestas. La mañana de ayer este contingente cerró temporalmente el paso de la calle 14 Oriente hasta bulevar 5 de Mayo.


En tanto, los aspirantes no aceptados que desconocen a los grupos estudiantiles y sindicatos que han tomado como bandera su situación, acusaron que estos grupos sólo buscan un beneficio político.


Los estudiantes de este grupo anunciaron que se reunirán en el Sindicato de Telefonistas. Mediante un comunicado, este grupo de estudiantes rechazados mencionó que “de manera pública informamos que desconocemos al Frente Estudiantil por una Educación para Todos, a la Liga Estudiantil Democrática y al SUNTUAP como nuestros interlocutores, y anunciamos la creación de un verdadero movimiento de estudiantes rechazados de la UAP”.


En este sentido, agregaron que en breve determinarán las medidas que tomarán, y acudirán al edificio Carolino a solicitar una audiencia con el rector, mostrando que la mejor manera para ser escuchados es mediante el diálogo y no con manifestaciones y gritos.


En medio de esta división de los inconformes, José Manuel Alonso Orozco, director de Desarrollo e Integración Estudiantil de la UAP, reiteró que la institución no actuará bajo presión de los estudiantes rechazados que exigen un lugar.


En entrevista, el funcionario universitario informó que la universidad pública no puede dejar abierta la posibilidad de abrir la matrícula, ya que decaería la calidad que se ha acreditado. Tal postura fue respaldada por Damián Hernández Méndez, titular de la Dirección de Gestión Estudiantil de la Universidad Autónoma de Puebla.


Empero, Hernández Méndez informó que la UAP solicitará que las instituciones incorporadas brinden mayores apoyos a aspirantes rechazados.


Sobre el tema también opinó Valentín Meneses Rojas, secretario de Gobernación, quien dijo que no se puede ampliar la matrícula de la UAP, pues ésta queda sujeta a un presupuesto previo.

 

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas