Incertidumbre en la Volkswagen


Hasta la medianoche continuaban las negociaciones


La última oferta oficial que lanzó la armadora de autos fue de un incremento de 3.8 por ciento directo al salario más un aumento de 111 pesos en vales de despensa y mil 750 pesos correspondientes a un pago único.


Miguel Ángel Cordero


Con la posibilidad de que estalle la huelga en Volkswagen de México, los poblanos se fueron a la cama sin saber en qué terminarían los arreglos salariales, ya que hasta el cierre de esta edición el sindicato no había conseguido un acuerdo con la empresa.


La última oferta que lanzó la armadora de autos fue de un incremento de 3.8 por ciento directo al salario, más un aumento de 111 pesos en vales de despensa y mil 750 pesos correspondientes a un pago único.


Esta propuesta fue considerada como insuficiente  por los trabajadores y en la última rueda de prensa ofrecida el sindicato mantuvo su petición de un aumento directo al salario de 7.6 por ciento.


El sindicato de trabajadores, liderado por Víctor Cervantes Rosas, informó que “no vale la pena” prestar esta propuesta a la base trabajadora.


También comentó que no hay intención de reducir la petición del gremio en tanto no haya voluntad de parte de la empresa para incrementar su oferta de incremento salarial.


De acuerdo a las redes sociales, el sindicato habría disminuido sus requerimientos. Según el Twitter de Cinco Radio, la petición del gremio diminuyó por la noche a seis por ciento de incremento directo al salario y uno por ciento en prestaciones.


En la misma red, el secretario del Trabajo y Previsión Social, Javier Lozano Alarcón, informó que la discusión era difícil, pero que había la posibilidad de acuerdo.


Con anterioridad, Arturo Monter, secretario de prensa del Sindicato de Trabajadores de la Industria Automotriz Volkswagen (SITIAVW), informó que la discusión se prolongaría sólo si la empresa mostraba voluntad de llegar a un acuerdo.


El usuario identificado como Lozano Alarcón además señaló en Twitter que el propio director de la planta en México, Otto Lindner, participó en las negociaciones.


Trascendió además que al filo de la medianoche la discusión tomó un receso y que las autoridades ejecutivas de la planta dialogaron con la base trabajadora.


En la rueda de prensa ofrecida por la tarde, Arturo Monter informó que la exigencia de los obreros de Volkswagen está fundamentada en las ganancias que ha obtenido el corporativo a nivel internacional, que es 260 por ciento superior a la del año pasado.


Con base en los 1.8 billones de dólares obtenidos en gasto neto al primer semestre de 2009, los trabajadores piden que al menos el incremento sea superior al de otras plantas en el país.


“La empresa —dijo Monter— sorteó de mejor manera la crisis y exportó más”. Por ello, esperan un acuerdo mayor al de otras armadoras, ya que el pretexto esgrimido por los ejecutivos para no conceder las peticiones sindicales es justamente un comparativo con otras ensambladoras.


La planta que dio el aumento más bajo a los trabajadores fue de tres por ciento, en tanto que Nissan de Cuerbava aumentó a 5.3 por ciento el salario de los obreros.


Gobierno confía en solución de sindicato y empresa en VW


Elvia García Huerta


El Gobierno del estado insiste que en Puebla no hay agenda para ninguna huelga, por lo que confía en que los trabajadores y la empresa automotriz Volkswagen terminen las negociaciones con una solución que beneficie a ambas partes, apuntó Valentín Meneses Rojas, secretario de Gobernación.


En entrevista, confió que los trabajadores y los empresarios de la VW eviten el tema del paro laboral y encuentren el camino de la solución, “desde luego mejorando las prestaciones de los trabajadores y la inversión jurídica de la empresa”.


Por tal razón, exhortó a ambas partes a entablar el diálogo y comportarse con mesura, con la finalidad que nadie resulte afectado. Asimismo, eliminó cualquier posibilidad de un impacto económico en el estado.


Por otra parte, Meneses Rojas consideró que el conflicto que el pasado lunes tuvieron los trabajadores del sindicato de mineros con la empresa Johnson Controls fue ocasionado debido a que la empresa no tuvo cierto cuidado con su sindicato, por tal razón se llevó a cabo tal desbordamiento:“Fue una crisis que desafortunadamente la empresa no tuvo el control necesario”.


Asimismo, descartó que existan nuevos actos de violencia en la empresa Johnson Controls; de lo contrario, indicó que el Gobierno del estado utilizará la fuerza pública “sólo en caso de que los trabajadores se involucren en una situación violenta”.


El funcionario estatal señaló que los trabajadores ayer tuvieron una mesa de diálogo con el secretario de Trabajo y Competitividad, Pericles Olivares, con la finalidad de dar una solución que le convenga a los trabajadores y a la empresa.

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas