Se complica el pago para los defraudados de Burcap


La PGJ no cuenta con información para realizar la auditoría


Las computadoras y los archivos de la empresa desaparecieron antes de que los problemas financieros de la empresa estallaran


Daniel Hernández Cruz


El proceso de pago para los defraudados por la empresa Burcap se tiñe complicado, pues la Procuraduría General de Justicia no posee información para auditar a la empresa ya que las oficinas fueron desalojadas y las computadoras con los archivos vendidos.


De acuerdo con exempleados de la empresa de Hugo Moreno García, las computadoras y los archivos desaparecieron antes de que los problemas financieros de la empresa estallaran.


Empleados de la empresa, que pidieron la gracia del anonimato, revelaron que las computadoras en donde estaban los contratos, nombres de los clientes, montos y bienes fueron rematadas para paliar las deudas.


De acuerdo con los testimonios, para febrero de 2010 en cada sucursal sólo dejaron una computadora para todos los empleados para guardar la información, pero al final éstas también se perdieron.


Y es que los arrendatarios de las sucursales de Burcap se cobraron rentas atrasadas con el material de oficina y para evitar la clausura de la Procuraduría General de Justicia y que no pudiera ser ocupado mientras se lleve a cabo el juicio, decidieron desalojarlos antes de la intervención de las autoridades.


Estas acciones evitarán que las autoridades puedan conocer el número de defraudados por la empresa, los bienes y el monto del adeudo de los clientes, pues no hay ningún respaldo de esa información.


Los empleados señalaron que por instrucciones de Moreno García les decían a los clientes que invertirían en la adquisición de bienes inmuebles para su venta o renta y que derivado de ello les pagarían atractivos intereses, pero en realidad el dinero era destinado a fondos de deuda.


Los exempleados señalaron que la empresa perdió gran parte de sus ganancias en gastos excesivos por parte del dueño y publicidad.


De acuerdo los datos obtenidos de una de las sucursales, la empresa gastó un millón 293 mil 955 pesos en publicidad en sólo un año.


Además también hubo excesivos gastos de Moreno García, como la apertura de una sucursal en Cancún, a la que asistía con varios empleados de su confianza y que iban con gastos pagados.


Los extrabajadores que aún esperan el pago de las quincenas, relataron que el dueño tenía un automóvil BMW y al poco tiempo adquirió un modelo Audi, que finalmente tuvo que vender.


Según los testimonios, la deuda supera por mucho los 13 millones de pesos que actualmente se han denunciado y estiman que podría superar los 23 millones.

 

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas