Marín usará crédito de 2 mil 500 millones


A pesar de que su administración recibió este año recursos extraordinarios por 3 mil millones


Selene Ríos Andraca


A pesar de que Puebla recibió 3 mil millones de pesos extraordinarios en partidas federales, el gobierno de Mario Marín Torres hará uso de la línea de crédito por 2 mil 500 millones de pesos contratada con Bancomer bajo el pretexto de que el gobierno calderonista no ha enviado los recursos federales de “algunos fondos”.


Aunque no existe una contingencia económica ni fiscal, el secretario de Finanzas, Gerardo Pérez Salazar, confirmó la utilización de la quinta línea de crédito solicitada en el sexenio marinista y que fue aprobada por el Congreso local en la Ley de Ingresos de 2010.


Hasta el momento, la deuda de Puebla asciende a los 6 mil 500 millones de pesos, según el último reporte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, monto que coloca a la entidad poblana como el duodécimo estado más endeudado del país.


La administración marinista ha solicitado cuatro líneas de crédito en lo que va del sexenio: en 2005 pidió un crédito por mil 500 millones de pesos; en 2006, una por 3 mil millones de pesos; en 2008, por 718 millones de pesos y otra más por 2 mil millones de pesos. Las dos últimas fueron focalizadas para el Sistema Operador de Agua Potable y los 217 ayuntamientos, respectivamente.


A cinco meses de que concluya la administración de Mario Marín, el gobierno pretende hacer uso de la línea de crédito aprobada en octubre del año pasado y con ello incrementar la deuda a 9 mil millones de pesos, según los últimos reportes de la Secretaría de Hacienda.


El nuevo empréstito fue contratado con Bancomer con un plazo de 25 años y a una tasa de interés de +1.4 por ciento, y según explicó en una entrevista con CAMBIO Gerardo Pérez Salazar, no hubo requerimiento de pago de comisión por apertura ni prepago.


El argumento principal para la utilización de la nueva línea de crédito es que el Gobierno federal no ha enviado a Puebla recursos de fondos, principalmente de un fondo para estructura carretera que debía ejecutar la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.


Los 2 mil 500 millones de pesos aprobados por la LVII Legislatura serán utilizados a pesar de que Puebla recibió a mediados de año más de 3 mil millones de pesos por participaciones, gracias a las ampliaciones solicitadas por el Congreso de la Unión, según el Centro de Información Documentación y Análisis (CIDA) de la Cámara de Diputados.


Los incrementos presupuestarios aprobados por la Cámara Alta se distribuyeron de la siguiente manera: para la SCT se aprobó una ampliación del gasto de mil 528 millones de pesos; para la SEP una ampliación del gasto de 2 mil 169 millones; para Salud 163.64 millones; para el Programa Hidráulico 814 millones; y para la Semarnat 40 millones.


De acuerdo al documento elaborado por el organismo legislativo, para el ejercicio fiscal 2010 la Cámara de Diputados aprobó un presupuesto de 46 mil 130.12 millones para el gasto identificado en el estado de Puebla. De esta cifra, 39 mil 224 millones fueron destinados para el gasto federalizado, 6 mil 905 para el gasto centralizado —de los cuales, 3 mil 708 millones son para los ramos administrativos y los organismos autónomos—, y 3 mil 197 corresponden a ampliaciones aprobadas por la Cámara de Diputados.

 

Haremos uso del empréstito: Meneses

 

Elvia García Huerta

 

Ante el retraso de la entrega de recursos que ascienden a más de 950 millones de pesos por parte de la Federación, el Gobierno del estado podría recurrir a la línea de crédito de 2 mil 500 millones de pesos para concluir las obras pendientes en la entidad, informó el secretario de Gobernación en el estado, Valentín Meneses Rojas.


En entrevista, el funcionario estatal explicó que desde el pasado mes de enero la Federación debió haber entregado los recursos al estado; sin embargo, éstos posiblemente llegarán a Puebla en el mes de diciembre, cuando ya no puedan ser ejercidos. Por tal razón, calificó esta acción como un “plan con maña”, ya que gracias a esto la administración de Mario Marín Torres dejaría obras inconclusas.


Asimismo, Meneses Rojas apuntó que dichos recursos debieron ser entregados en enero, sin embargo, por razones político-electorales, el gobierno de la República no cumplió con este compromiso de dar a Puebla el dinero, lo que se refleja en el Fondo de Infraestructura y el Fondo Regional para el Desarrollo.


Por tal razón, el funcionario estatal no descartó hacer uso de la línea de crédito, pues aseguró que el Gobierno estatal no frenará el desarrollo y proyectos en beneficio de los ciudadanos: “El compromiso será no dejar pendientes y que el beneficio llegue a quienes debe de llegar”.


Finalmente, el funcionario estatal atribuyó que el retraso de la Federación ha derivado en la cancelación de obras carreteras, aunado a que la Federación canalizó a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes federal (SCT) cerca de 255 millones de pesos.


Cabe recordar que en días pasados el titular de la SCT, José Guadalupe Castillo Méndez, informó que el Estado dejó de ejecutar 20 obras carreteras debido a que el Gobierno federal le retiró 255 millones de pesos. Ya que a través de un oficio el subsecretario de Comunicaciones y Transportes de la ciudad de México, Óscar de Buen Richkarday, le manifestó que los recursos ya no llegarían al estado, sino que se transferirían a la SCT federal.

 

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas