Al Puebla se le caen las contrataciones


Germán Reyes


El final de torneo y sobre todo la temporada de contrataciones son todo un dolor de cabeza para el Puebla Fútbol Club, y es que son varias las contrataciones que se han esfumado por destaparlas antes de tiempo y por no firmar a los jugadores antes de presentarlos como refuerzos oficiales.


La situación del colombiano Wilman Conde no es la primera y seguramente tampoco será la última para La Franja en materia de refuerzos, aunque la del sudamericano quedará en el recuerdo por el hecho de que entrenó con el equipo y posteriormente desertó.


Sin ir muy lejos, precisamente durante este periodo de transferencias, sucedió con Éder Pacheco que el socio minoritario Jesús López Chargoy había anunciado que su regreso era todo un hecho; sin embargo, la directiva de Durango lo desmintió y echó todo abajo.


Otra más fue la del astro mexicano Cuauhtémoc Blanco, que supuestamente llegaría al equipo durante el Torneo de Clausura 2009, pero que por falta de discreción y manejo de la situación se rompió y finalmente el futbolista terminó jugando con los Tiburones Rojos del Veracruz.


Asimismo, una temporada después, para el Torneo de Apertura 2009, todo indicaba que el delantero hondureño Carlo Costly, uno de los mejores futbolistas de su país, se uniría a las filas poblanas, pero por la misma situación que la de Blanco despertó el interés de equipos como América y, aunque no llegó al cuadro de Coapa, se le quitó la tentación de llegar a la Franja.


Es una realidad que Puebla sufre constantemente con el tema de fichajes, pero no se queda atrás el tema de retención de jugadores que muestran su nivel o bien, lo retoman en la institución y terminan por emigrar del equipo.


También es el caso del hondureño Ramón Núñez, que llegó a Puebla como uno de los jugadores emblemáticos de su país, pero sin ser un jugador cotizado. Sin embargo, la temporada realizada con el Puebla en el Apertura 2009 lo catapultó a los planos del fútbol nacional y despertó el interés de Cruz Azul para tenerlo en sus filas, situación que la gerencia poblana no supo manejar y terminó por perder al jugador.


Lo mismo le pasó a Hérculez Gómez, que se unió a La Franja en el Torneo Bicentenario 2010 y, a pesar de no haberse ganado la titularidad, se convirtió en el segundo campeón goleador de La Franja desde 1996 y Pachuca se lo arrebató a la directiva poblana, que no cubrió las expectativas del jugador.


De la misma forma Duilio Davino y Daniel Osorno salieron del conjunto camotero por el mismo caso que les ocurrió a Gómez y a Núñez, pues la gerencia no quiso acceder a las pretensiones de los jugadores, a pesar de que dichos elementos eran de vital importancia para el esquema del equipo.


De tal manera durante este Torneo de Clausura 2011 la situación para la institución poblana está color de hormiga, ya que sólo han cerrado la contratación de César Cercado y Félix Borja, pero en lista de espera están cuatro posiciones, tres de ellas que deberán ocupar extranjeros: un defensa que sustituya a Alejandro Acosta, un mediocampista volante que tome el lugar de Nicolás Olivera, otro delantero que le haga pareja al ecuatoriano Borja y un mexicano que refuerce la ofensiva, aunque éste podría ser Aarón Padilla, quien se encuentra a prueba con el equipo.

 

 

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas