Inconstitucional, el reglamento interno parlamentario del PRI


Contraviene los derechos y facultadas de los diputados establecidos en la Carta Magna de Puebla


Además, es ilegal pues se fundamenta en los Estatutos del Revolucionario, en artículos de la Constitución y de la Ley Orgánica del poder Legislativo, que nada tienen que ver con su creación


Selene Ríos Andraca


El reglamento interior del grupo parlamentario del PRI que pretende imponer el gobernador Mario Marín a la bancada priista de la LVIII Legislatura es inconstitucional, puesto que contraviene los derechos y las facultades de los diputados establecidos en el artículo 38 de la Carta Magna de Puebla, que señala que los legisladores son inviolables por las opiniones que expresen.


Además, el reglamento que discuten los diputados priistas en vísperas de la designación del coordinador de la bancada es ilegal, pues se fundamenta en los Estatutos del Revolucionario, en artículos de la Constitución y de la Ley Orgánica del poder Legislativo, que nada tienen que ver con la creación del reglamento.


El reglamento establece una nueva estructura para la bancada, pues será conformada, de acuerdo al artículo 11, por: “un presidente, que será el coordinador del grupo; dos vicecoordinadores, que podrán denominarse A y B; un secretario designado por el Coordinador, y un escrutador habilitado para cada sesión”.


Asimismo, señala en su artículo tercero que los diputados del PRI y legisladores que deseen pertenecer a la bancada serán regulados por el documento, es decir, por encima de las facultades que señala la Constitución y la Ley Orgánica del poder Legislativo.


“El presente reglamento regula la constitución, organización y funcionamiento del grupo parlamentario, determina las facultades y atribuciones de sus órganos internos; así como, establecer los derechos y obligaciones de los integrantes del mismo”.


La Carta Magna local señala en su numeral 38: “Los diputados son inviolables por las opiniones que manifiesten en el ejercicio de su cargo y deben, en los recesos del Congreso, visitar los Distritos del Estado para informarse de la situación que guarden la educación pública, industria, comercio, agricultura y minería, así como de los obstáculos que impidan el progreso de sus habitantes y de las medidas que deban dictarse para suprimir esos obstáculos y favorecer el desarrollo

de la riqueza pública”.


Es preciso resaltar que el reglamento priista enlista las “obligaciones” de los diputados que ya están contenidas en la Constitución y en la Ley Orgánica del poder Legislativo, por lo que la mayoría de los artículos son repetitivos.


En el artículo 14 del documento priista se violentan también las facultades de los legisladores contenidos en la Constitución, pues obliga a los diputados a hacer del conocimiento del resto de sus compañeros los temas que tratarán en el Pleno Legislativo.


De acuerdo al reglamento, si algún diputado necesita hacer uso de la tribuna para presentar una iniciativa, decreto o punto de acuerdo de manera personal, deberá discutir el tema previamente con el resto de sus compañeros, aunque no requiere su aprobación para presentar el asunto en la tribuna legislativa.


“Artículo 14. Las discusiones en el pleno se ajustarán a las reglas siguientes: a) La Mesa Directiva presentará los temas a tratar; b) Los asuntos se discutirán primero en lo general, y si es el caso, en lo particular; c) Cada asunto se discutirá y resolverá con la intervención, si es el caso, de dos integrantes a favor y dos en contra, hasta por cinco minutos cada uno; d) Se preguntará a los integrantes del pleno si el asunto está suficientemente discutido, si es el caso, se tomará la votación correspondiente; de lo contrario se repetirá la ronda de intervenciones, hecho lo cual, se tomará la votación, la cual será definitiva”.

 

La ilegalidad del reglamento se basa en el artículo segundo, en el que se pretende fundamentar el documento: “El Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional se constituye con fundamento en los artículos 33 de la Constitución Política, 49 de la Ley Orgánica del Poder Legislativo del Estado Libre y Soberano de Puebla, así como por los artículos 95 y 96 y en lo conducente el 119 fracción XXVI de los Estatutos del Partido Revolucionario Institucional”.

 

 

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas