El día en que callaron a Doger


Bastó que Pepe Alarcón diera un manotazo en la mesa para que el exalcalde quedara enmudecido


“Sí, levanten su mano como en la primaria, si así van a legislar como en la primaria, su trabajo va a ser como en la primaria”, expresó Alarcón al mismo tiempo en que volteaba a ver a Doger Guerrero, quien sentado a su lado derecho se hizo chiquito, chiquito, chiquito


Yonadab Cabrera Cruz


Enrique Doger Guerrero encontró la horma de su zapato; ni el gobernador Mario Marín Torres ni el candidato fallido a gobernador, Javier López Zavala, lograron ponerle su estate quieto como lo hizo José Alarcón Hernández, quien con tono de maestro de primaria calló al “rebelde” priista ante sus correligionarios y fue evidenciado frente a los medios de comunicación.


Y es que mientras Pepe Alarcón tomaba con total seriedad su participación en la elaboración del Reglamento para la bancada priista y al mismo tiempo pedía que levantaran la mano aquellos legisladores electos que estaban dispuestos a manifestar su voluntad política, Enrique Doger se atrevió a interrumpirlo diciendo: “como en la primaria”, pero a pesar de que lo dijo en voz baja, el funcionario partidista lo escuchó.


Esa frase desató la ira de Alarcón Hernández, pues lo ofendió, y con voz enérgica de inmediato respondió: “Sí, levanten su mano como en la primaria, si así van a legislar como en la primaria, su trabajo va a ser como en la primaria”, expresó Pepe Alarcónal mismo tiempo en que volteaba a ver a Doger Guerrero, quien sentado a su lado derecho se hizo chiquito, chiquito, chiquito, se recargó en el respaldo de su silla y enmudeció.


Enrique Doger parecía alumno regañado, no le quedó más remedio que cruzar los brazos a la altura del estómago y no se despegó del respaldo de su silla hasta su siguiente intervención. Pero el regaño nadie se lo quitó, incluso ocasionó la risa de los reporteros y fotógrafos que estaban presentes.


“Yo pensé que de pronto Pepe Alarcónsacaría una regla y le pegaría en las manos a Doger, tal y como nos hacía mi maestro de cuarto grado de primaria cuando era interrumpido”, expresó con una carcajada uno de los reporteros.


La puntada del exalcalde capitalino fue como aquellas de niño rebelde, aquél que se niega a acatar las órdenes, tal vez como una frase al estilo Bart Simpson, pero jamás pensó que habría una respuesta por parte del secretario de Acción Electoral y presidente de la Comisión Estatal de Procesos Internos.


Después Doger quiso sacudirse el regaño, pues en sus intervenciones posteriores pedía el uso de la palabra anteponiendo el respeto hacia todos los priistas presentes en esa reunión y en tono sarcástico pedía que nadie se ofendiera por sus palabras.


La disputa entre Doger Guerrero y Pepe Alarcóninició porque el exalcalde capitalino insistía en que el Reglamento que regirá los trabajos de la bancada del PRI es ilegal, para lo cual se basó en diversos artículos de la Constitución Política de México, de la Constitución Política de Puebla, así como del Reglamento Interior del Congreso del estado y la Ley Orgánica.
Sin embargo, Alarcón Hernández contradijo la postura del diputado electo manifestando que el artículo 70 de la Constitución Política era suficiente para avalar dicho documento y con toda seriedad pidió a los legisladores electos que definieran: “¿Hay voluntad política de caminar hacia delante o no la hay?, quienes tengan voluntad política que levanten la mano”, y ese fue el momento en que al exalcalde se le ocurrió interrumpir a JoséAlarcón.

 

 

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas