Chelís castiga a jugadores


Álvaro Ortiz, Carlos Ruiz, Nicolás Olivera y Alejandro Acosta se quedan en la banca


Según señaló el técnico no están en condiciones para enfrentar a Estudiantes. Por su parte, reveló que Puebla buscará “recuperar lo nuestro, eso es a lo que nos hemos abocado”

 

Germán Reyes

 

De cara a la segunda jornada del Torneo Bicentenario 2010, los camoteros contarán con cuatro bajas significativas en su cuadro titular: Álvaro Ortiz, Carlos Ruiz, Nicolás Olivera y Alejandro Acosta. Pues, dejando de lado la de este último, según José Luis Sánchez Solá, director técnico del equipo, no están en condiciones para enfrentar a los Estudiantes Tecos.


Puebla pondrá en juego los segundos tres puntos del campeonato frente a los pupilos de Miguel Herrera, pero, según palabras del Chelís Puebla debe concentrarse en recobrar su sello característico: “Recuperar lo nuestro, eso es a lo que nos hemos abocado”.


Además, Sánchez Solá informó que su escuadra no podrá contar con tres piezas claves del cuadro titular: el defensor charrúa, Alejandro Acosta, quien cumple un partido de suspensión, Álvaro Ortiz, Carlos Ruiz y Nicolás Olivera, debido a que según el estratega no están listos para el partido de este día: “Acosta que está expulsado, las otras tres son por disposición mía. Hay que encontrar a las personas que estén más entradas en el objetivo, esfuerzo hacen todos, lo que pasa es que los esfuerzos tienen que ser al mismo tiempo y del mismo modo los once”.


Y es que, explicó que el momento por el que pasan éstos se debe a diversos factores: “(Se debe) a que esto es de humanos, no es de máquinas y su mejor momento por muchas razones, y diferentes, no están en su mejor momento para este partido (…) La cabeza es la que manda y su cabeza por muchas cosas dice no, entonces por más que lo quieran hacer, porque lo saben hacer muy bien, dice no”.


Respecto a la reacción que tuvieron los jugadores por la decisión que tomó el técnico de no alinearlos este día, simplemente comentó: “Todo mundo quiere jugar, participar y eso es hasta cierto punto normal. Lo otro, yo tengo que estar decidiendo qué es lo mejor para el equipo, tenga o no tenga razón”.


Finalmente, mencionó que no hay un plan B para este tipo de cosas, pero dejó en claro que la decisión fue tomada bajo el único privilegio que tiene como director técnico del equipo: “Deformar y definir (quién juega)”.

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas