Alumno del ITP presenta su pliego petitorio

 

Ana de la Fuente

 

Hasta el momento las negociaciones para solucionar el conflicto del Instituto Tecnológico de Puebla continúan en la ciudad de México, pues siguen sin ser resueltos los seis puntos solicitados por el presidente de la asociación de alumnos, Aldo Mejía Calleja, y hoy la institución educativa presentará una postura oficial.


Con el lema “Somos actos, no palabras”, el presidente de la asociación de alumnos presentó su pliego petitorio ante la dependencia federal. Dicho documento dicta: “Los alumnos del Instituto Tecnológico de Puebla exigimos: Disminución y congelamiento de las cuotas de reinscripción en mil 500 pesos homologado en todos los semestres, Programa integral de Becas, Eliminación de cobros de constancias de estudio, Kardex y constancia de vacaciones, Actualización y equipamiento de aulas y laboratorios, Mantenimiento y equipamiento de instalaciones deportivas y la Aplicación de Lineamiento de Becas Alimenticias”.


Díaz Calleja mencionó en su declaración ante la Dirección General de Educación Superior que “los montos de reinscripción del Instituto Tecnológico de Puebla han alcanzado niveles que resultan impagables para muchos de nuestros compañeros, aumentando así la deserción escolar”.


En el mismo oficio señaló que no se ha llamado a la suspensión de labores en la institución, pese a que el pasado lunes fue impedido el acceso a más de 5 mil alumnos y académicos al instituto. Señaló que el único edificio que se ha tomado es el Uno, por ser el lugar en donde está la dirección de la escuela.


Cabe destacar que hasta el momento las autoridades del ITP, tanto del departamento de comunicación social como de la subdirección, han manifestado que no hay novedades en el conflicto; es decir, sigue sin solución.


Para fijar una postura en torno a este problema, que inició el pasado lunes, se ofrecerá una rueda de prensa a las 11 de la mañana en las instalaciones de dicha institución, ubicada en la avenida Tecnológico número 420, en la colonia Maravillas.


Aunque el conflicto ha cobrado fuerza a partir del cierre del plantel y de las calles aledañas, las demandas son añejas, ya que hace un año el quejoso se reunió con el director del plantel, José Antonio Durán Mejía, quien prometió que a cambio de que se aceptará el incremento en las cuotas se otorgarían 50 exenciones de pago. Esta especie de apoyo económico se les otorgaría a los alumnos que fueran seleccionados por un comité evaluador, el cual, entre otras funciones, sería el encargado de establecer el destino de los fondos a fin de mejorar y renovar el mobiliario, los laboratorios, aulas y áreas deportivas de la academia.


Los apoyos que fueron negados para el semestre actual (primavera-verano 2010) desataron la molestia de los alumnos, dado que las obras y mejoras prometidas aún no se llevan a cabo. El director argumentó lo anterior diciendo de que eran otras las circunstancias cuando prometió las condonaciones.


Finalmente, otra de las quejas es la eliminación de la figura estudiantil que con anterioridad participaba como observadora en la firma de convenios para la prestación de servicios de la cafetería de la institución.

 

 

 

 

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas