Anuncia Montero concesión de Ceresos


El proyecto apenas está en la etapa de planeación


El Gobierno federal sólo prevé el negocio con la edificación de los penitenciarios, pero su administración dependerá de la Secretaría de Seguridad Pública

 

Miguel Ángel Cordero

 

Aunque el secretario de Gobernación, Mario Montero Serrano, anunció que los Centros de Readaptación Social (Cereso) serán concesionados para facilitar su administración ante las operativas y el exceso de internos por delitos federales, el Gobierno federal sólo prevé el negocio con la edificación de los penitenciarios, pero su administración dependerá de la Secretaría de Seguridad Pública.


En rueda de prensa posterior a su comparecencia, Montero Serrano fue cuestionado respecto a este tema. Sin embargo, sólo refirió que el proyecto apenas está en planeación, pues ni siquiera conoce el lugar, costo o empresa que se encargará de establecer este Cereso privado.


Pero esta concesión no sólo dependerá del particular sino también del Gobierno federal. De acuerdo al proyecto establecido por la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal, el gobierno conservará la administración de los 12 penales que pretende construir con inversión privada en los próximos tres años.


A diferencia de lo previsto por Montero Serrano, lo que se concesionará sólo será la construcción, la cual será arrendada al constructor durante un plazo aún por definir.


Por el monto de la inversión, estimada de manera preliminar en unos 2 mil millones de pesos por centro penitenciario, el proyecto no será sometido a licitación, sino que se adjudicará directamente a la empresa que ofrezca las mejores condiciones, aunque se busca dar preferencia a inversionistas mexicanos.


Este esquema es nuevo en el área de seguridad pública, aunque es utilizado ya por el sector salud y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para ampliar infraestructura. El nombre del financiamiento se denomina BLT’s, por sus siglas en inglés (Building-Leasing-Transfer: Construcción-Arrendamiento-Transferencia).


Sin embargo, la construcción de los centros penitenciarios en Puebla y otras 11 entidades va retrasada. De acuerdo a la SSP, desde el año pasado debían existir las primeras edificaciones, pero esto no ocurrió.


La meta de la secretaría es que para 2012, con los nuevos penales y las obras de ampliación de infraestructura anunciadas para la colonia Penal Islas Marías y el centro federal de readaptación social de Tepic, Nayarit, la capacidad de internamiento del Gobierno federal llegue a poco más de 45 mil espacios.


Entre las reglas que se prevé sean establecidas en la edificación de los Ceresos se encuentran el precio máximo de la obra, los metros cuadrados de cada centro penitenciario, también la honestidad, la liquidez y el tamaño y antigüedad de las empresas.


Los lineamientos del proyecto serán trabajados de manera coordinada con las secretarías de Hacienda y de la Función Pública.


Los penales se ubicarían en las entidades con mayor población de internos del fuero federal, es decir, el Distrito Federal y en los estados de México, Baja California, Jalisco, Sonora, Veracruz, Michoacán, Puebla, Tamaulipas y Chihuahua, Nuevo León y Guanajuato.


El esquema es similar al de proyectos de prestación de servicios, que hasta ahora se ha aplicado en México para la construcción de hospitales y plantas de energía eléctrica, pero, a diferencia de esos contratos, en los que el sector privado diseña y construye la obra para prestar el servicio, el Gobierno federal conservaría todo el tiempo la operación de los penales, hasta recibir los inmuebles.

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas