El agua y el aceite sí pueden mezclarse


Esquiroles del PRD lograron la fusión de la alianza ambidiestra


Selene Ríos Andraca

 

Luego de la pausa dramática de Jesús Ortega ante los reclamos de cuatro facinerosos, los distintos cuerpos partidistas de la coalición ambidiestra arroparon al líder nacional del PRD con el grito “¡Fuera Marín!”, demostrando que la unidad no solamente está en las cúpulas partidistas, pues panistas, perredistas, aliancistas y convergentes demostraron que su único vínculo es evitar la permanencia del marinismo con la llegada de Javier López Zavala a Casa Puebla.


En el momento más álgido de la presentación de la alianza PAN-PRD-Convergencia-Nueva Alianza, los militantes de tierra se fusionaron para ahogar a gritos las pancartas de los “esbirros de Marín”, quienes reclamaban la ensalada de ideologías que competirá el próximo 4 de julio.


Ayer, el Centro de Convenciones se tornó multicolor con la oficialización de la alianza “Compromiso por Puebla”, encabezada por Rafael Moreno Valle Rosas, quien fue arropado por los líderes nacionales del PAN, Convergencia, Nueva Alianza y sol azteca; César Nava, Luis Walton, Jorge Kahwagi y Chucho Ortega, respectivamente.  


Manuel Camacho Solís, Jesús Ortega y Juan Carlos Mondragón buscaron legitimar la megacoalición mediante episodios históricos de México, al recordar alianzas entre grupos antagónicos para aniquilar sistemas autoritarios.


El salón La Luz estaba divido en cuatro partes: del lado derecho los panistas y los convergentes, del lado izquierdo perredistas y aliancistas. Antes de la llegada de los líderes nacionales, y del hombre que logró fusionar ideologías antagónicas, los grupos parecían dispersos. Estaban juntos y lejanos a la vez.


Pero, bastó la falsa alarma de la llegada intempestiva de los fotógrafos para que retumbaran gritos al mismo tiempo: “Ya llegó, ya está aquí, el que va a sacar al PRI”, “¡Rafa gobernador! ¡Rafa gobernador!” y, sin embargo, la distancia entre conservadores y liberales aún era evidente.


Jesús Ortega tomó la palabra, después de Juan Carlos Mondragón y Manuel Camacho Solís, y apenas comenzaba su discurso con frases pausadas, y con voz media, cuando cuatro perredistas manifestaron su rechazo a la megacoalición.


Las pancartas color fiusha las postraron frente al líder nacional del sol azteca: “Jesús Ortega traidor de la democracia”, “PAN y PRD asesinos de la democracia”, “Fuera Gordillo del estado de Puebla”, mientras, el susodicho observó tranquilamente la trifulca de los rebeldes; guardó silencio unos segundos.


Entre tanto, los encargados de seguridad intentaron desvanecer la manifestación con unos cuantos jalones, la multitud contrastante rompió a gritos para esquivar las protestas: “¡Fuera Marín! ¡Fuera Marín! ¡Fuera Marín!”, se escuchó en el Centro de Convenciones casi a una voz.  


De pronto, perredistas y panistas de tierra coincidían por primera vez en su vida. De pronto, azueles y amarillos caminaban por la misma acera. Liberales y conservadores formaron una valla para ahogar a los “esbirros de Marín”, y lo lograron.  


El líder perredista impío esperó la salida de los cuatro esquiroles para continuar con su discurso y abrió paso a la unidad de tierra que habían logrado los esquiroles, al permitir los gritos a favor de Moreno Valle y en contra del gobernador priista.
Segundos después, Jesús Ortega se desgarró la garganta para enfrentar el momento más complicado de la tarde: “Compañeras y compañeros, no caigamos en las provocaciones de Mario Marín y de López Zavala, del tamaño del miedo que tiene Marín a la coalición que estamos conformado para contribuir al bienestar de Puebla, de ese tamaño es el intento de provocarnos en este acto. Debemos de actuar con mucha cautela, con mucha inteligencia y serenidad, porque tanto Marín como Zavala no tienen escrúpulos, han gobernado sin escrúpulos y van a tratar de provocarnos”.   


Con las militancias encendidas, Ortega Martínez encaró la protesta de los esquiroles, al señalar que a pesar de las diferencias ideológicas entre los cuatro partidos, el objetivo es aniquilar el gobierno ladrón y corrupto de Mario Marín.


“Claro que tenemos diferencias con los amigos del PAN, claro que tenemos diferencias con los amigos de Nueva Alianza, y claro que tenemos diferencias con la gente de Convergencia, pero por sobre nuestras diferencias está la lucha porque Puebla tenga la oportunidad de convertirse en una sociedad próspera, para todas y para todos los poblanos”.

 

La búsqueda de la legitimación

 

Chucho Ortega recordó la historia de Nelson Mandela para hacerle eco a la mega-alianza y tratar de convencer a los perredistas aún inconformes con la inclusión del PAN.


“Nelson Mandela, un hombre que pasó treinta años de su vida en la cárcel luchando contra un régimen racista y, cuando a fuerza de la presión popular y mundial, Nelson Mandela sale de la cárcel, lo que busca es un acuerdo con la gente que lo había metido a la cárcel para lograr que su país saliera de ese régimen racista y llegara a la democracia”.


Manuel Camacho Solís recurrió a la historia de Chile, a la del famoso dictador Augusto Pinochet, para justificar la unión ambidiestra: “Hoy vengo a decirles por qué esta alianza tiene sentido. Se dice que son alianzas entre el agua y el aceite, yo me pregunto qué habrá pensado el pueblo chileno cuando en el justo momento en el que entra Pinochet, el presidente del Partido Demócrata Cristiano, y después ese hombre es el que se convierte en el presidente de Chile, y es el que permite el cambio a la democracia. ¿Habría dudado el pueblo chileno esta alianza que hizo posible la democracia?”.


Para el exsalinista, actualmente México vive un ciclo similar al de hace 100 años, cuando los mexicanos lucharon con la bandera de “Sufragio efectivo, no reelección”, una vez que en la actualidad existen reelecciones basadas en la democracia que permiten la permanencia de camarillas.


“Y eso por lo que lucharon, es lo que estamos haciendo en Puebla señores, estamos evitando la reelección de las camarillas que están en el poder por medio de la democracia. Por eso en este Centenario, pedimos la no reelección en todos los estados en los que prevalece el autoritarismo.”

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas