España levanta la Copa del Mundo


Le gana a Holanda con la mínima diferencia


Germán Reyes

 

Después de un inicio titubeante en el Mundial Sudáfrica 2010, España recompuso el camino y demostró que estaba dispuesta a cambiar la historia, pues ayer por la tarde, en la cancha del Soccer City Stadium, la Furia Rojas levantó por primera ocasión la tan anhelada Copa del Mundo.


Sudáfrica 2010 llegó a su fin luego de ver jugar en un mes a 32 selecciones en 64 encuentros. Además, Johannesburgo fue testigo de un campeonato lleno de sorpresas y decepciones que hicieron de este campeonato mundial algo inédito, desde el partido inaugural entre México y Sudáfrica, hasta la gran final que disputaron “La Furia Roja” y “La Naranja Mecánica”.


Finalmente, España fue el gran monarca del campeonato; sin embargo, su camino no fue sencillo, pues en la primera fase decepcionó y causó sorpresa luego de caer por 1-0 frente al conjunto de Suiza, que, dicho sea de paso, lo colocaban como el máximo aspirante al título mucho antes de que iniciara el campeonato del mundo.


Pese a ello, el cuadro ibérico demostró estar hecho para grandes cosas y se levantó de la adversidad para conseguir la victoria frente a Honduras por 2-0, contra Chile ganó 2-1, para clasificarse así a la segunda fase de Sudáfrica 2010.


Dentro de los octavos de final se encontró ante Portugal, y aunque fue un partido complicado, el goleador español, David Villa, apareció para darle el pase a la instancia de cuartos de final, en donde España, desde 1930, nunca había logrado saltar.


Pese a su mala racha histórica, marcharon en contra del estigma que los cuartos de final significan, y de nueva cuenta, de la mano de David Villa, hicieron subir a lo más alto la ilusión de cada uno de los aficionados ibéricos que hay en el mundo venciendo a Paraguay.


En la semifinal se encontraron con su más grande prueba: Alemania, un equipo que llegaba con la etiqueta de favorito por el fútbol que desplegaron a lo largo del campeonato, pero que frente a los Rojos no fueron ni la sombra del conjunto que habían demostrado ser, y abrieron la puerta para que España hiciera historia.


Los ibéricos arribaron a su primera final dentro de sus participaciones en el Mundial, mientras que Holanda a su tercera; España jugó a lo que sabía: al tiqui-taca y a la perseverancia, mientras que los de “La Naranja Mecánica” lo hicieron al estilo del contragolpe y la fuerza.


España inició el partido siendo más peligrosa, dominante y por momentos, hasta asfixiante, encimaron a los holandeses y con tres minutos en el reloj los metieron en problemas, pero el arquero Stekelenburg evitó la caída de su marco.


Los holandeses reaccionaron, entendieron el juego ibérico y contrarrestaron el ataque de los dirigidos por Vicente del Bosque, para finalizar la primera mitad sin goles.


Holanda creció en la segunda mitad y cerca estuvo de sentenciar el marcador por conducto de Arjeen Robben, quien se encontró en dos ocasiones mano a mano con Íker Casillas, quien salió victorioso en los dos y comenzó a forjar su historia como el héroe español.


El incansable David Villa respondió por los de “La Roja”, y encontró un balón en el área que fue rechazado entre Stekelenburg y Heitinga para mantener el tablero sin goles, pero el juego de golpes de los holandeses terminó por sentenciar el cotejo, pues Heitinga salió expulsado durante los tiempos extras y volvió aún más vulnerable a su equipo.


Todo indicaba que la conclusión se daría desde los 11 pasos, desde aquellos penales que a veces resultan ser un volado, pero apareció el gran genio español, aquel que lo ha ganado todo con el Barcelona y la Eurocopa, y Andrés Iniesta, hoy artífice de la gloria roja, aprovechó el descuido de la defensa naranja para vencer a Stelekenburg con un fierrazo cruzado que le valió la Copa del Mundo.

 

 

 

 

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas