Figuras se consagran en el Mundial

 

Germán Reyes

 

El Mundial de Sudáfrica 2010 sirvió como vitrina para los jugadores que representaron a sus selecciones durante un mes. Los encuentros dejaron inolvidables nombres dentro de la primera copa disputada en el Continente Africano, se vio la consolidación de experimentados jugadores y las decepciones del certamen.


Los alemanes Thomas Müller y Mesut Özil, los españoles Sergio Busquets y Pedro Rodríguez, así como los mexicanos Giovanni Dos Santos y Javier “Chicharito” Hernández, sobresalieron como los jugadores juveniles que mejor desenvolvimiento tuvieron a lo largo de la Copa del Mundo.


Müller fue el más destacado, incluso la FIFA lo premió como el mejor jugador joven y el Botín de Oro, pero Özil fue parte fundamental del andar teutón, luego de que marcó dos tantos y fue el mejor pasador de la escuadra alemana.


Por su parte, Sergio Busquets se hizo notar durante las incursiones en el equipo español, y lució principalmente en el momento indicado, precisamente en el duelo semifinal frente a Alemania. Por su parte, Pedro Rodríguez se hizo nota a pesar de que sólo participó en dos partidos.


México también tuvo sus dos jóvenes representantes; por una parte, y el más importante, fue Javier “Chicharito” Hernández, quien consiguió dos goles de buena manufactura; y Giovanni Dos Santos, que fue nominado por la FIFA como mejor jugador joven, peleando con Thomas Müller y Mesut Özil.

 

Los consagrados


Asimismo, hubo jugadores que, a pesar de no ser tan jóvenes, lograron su consagración en Sudáfrica, tal es el caso de Diego Forlán, quien fue el estandarte principal de una Uruguay histórica, siendo el líder, el goleador y completamente el alma del equipo.


De igual manera lo hizo el español David Villa, quien sacó la casta por su selección y los hizo despertar tras el descalabro sufrido ante Suiza, fue también parte medular para el camino hacia el campeonato conseguido.


El holandés Wesley Snijder hizo lo propio en “La Naranja Mecánica”; apareció en los momentos importantes y concretó goles que valieron oro para los Países Bajos, confabulándose a la perfección con otro estandarte naranja, Arjeen Robben, catapultándolos hasta la final de la Copa, en donde no pudieron vencer a los españoles.


Por Alemania, Miroslav Klose anotó cuatro goles y se quedó cerca del campeonato de goleo, pero sobre todo, estuvo a un gol de empatar el récord de todos los tiempos en copas del mundo, pues logró una suma de 13 dianas, sólo una detrás del brasileño, Ronaldo.

 

Las decepciones


Como en todos los mundiales, además de gloria también hubo decepciones. Cristiano Ronaldo fue quizá el jugador que menos demostró garra durante los cuatro juegos de Portugal, fue soberbio e incluso, por momentos, llegó a desesperar a sus compañeros, ya que intentaba anotar desde cualquier posición del campo, y a pesar de que logró marcar un gol de fantasía, fue poco significativo para los lusitanos.


Lionel Messi, el futbolista que más expectativas levantaba, no pudo meter ni un solo un gol, pero realizó un par de pases para que sus compañeros anotaran; sin embargo, se quedó lejos de todo aquello que el mundo esperaba ver y, sobre todo, de realizar algo parecido a lo que Diego Armando Maradona hizo con la playera de Argentina.


Finalmente, Diego Milito se une a la lista de desilusiones, pues, al igual que Messi, tuvo una temporada inmejorable con el Inter de Milán, pero su desempeño con la albiceleste no estuvo ni siquiera cerca de lo que se esperaba de él.

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas