“El retraso en el Expositor es para no entregar una porquería”


Javier García dice que ahora sí: el informe del gobernador se hará en el Centro Expositor


“Prefiero hacer las obras bien y no una porquería. La obra es muy grande, muchos metros cuadrados de piso y concreto hacen difícil terminarla, aunado a que las lluvias nos alcanzaron”, aseguró el titular de la Seduop


Miguel Ángel Cordero


El secretario de Desarrollo Urbano y Obras Públicas (Seduop), Javier García Ramírez, se vio obligado a desmentir que la obra del Centro Expositor y de Servicios será heredada a la próxima administración estatal encabezada por Rafael Moreno Valle, pues recurrió al pretexto que ha mantenido desde enero: que la obra tiene un avance de más de 80 por ciento.


En el colmo de la ignominia, el funcionario argumentó que el retraso se debía a su intención de entregar obras de calidad: “Prefiero hacer las obras bien y no una porquería. La obra es muy grande, muchos metros cuadrados de piso y concreto hacen difícil terminarla, aunado a que las lluvias nos alcanzaron”.


En una rueda de prensa donde sólo fueron invitados algunos medios de comunicación, el funcionario estatal argumentó que, según su juicio, la obra se concluirá en el sexenio de Mario Marín. Incluso, aseguró que el mandatario ahora sí presentará su último informe de labores en el Centro Expositor: “Es un hecho”.


El anuncio de Javier García Ramírez ocurre luego de que El Columnista publicará en su edición de ayer que la Contraloría Estatal requirió a Desarrollo Urbano y Obras Públicas un informe detallado del avance del Centro Expositor. En la nota firmada por la reportera Elvia Cruz se detalla que el contralor Víctor Manuel Sánchez Ruiz pidió a García Ramírez que le entregara el avance físico y el índice de inversiones con el fin de investigar si existe irregularidad alguna.


Sin embargo, ayer la Secretaría de Desarrollo, Evaluación y Control de la Administración Pública (Sedecap) se deslindó de los retrasos que pudiera dejar García Ramírez al gobierno de Moreno Valle, pues informó que sólo le compete solicitar que las cosas se dejen en orden para que no haya problemas.


Por su parte, el secretario de Desarrollo Urbano insistió en que no heredará la construcción y conclusión del Centro Expositor a la próxima administración estatal.


Durante los pasados festejos del Día de los Constructores —3 de mayo—, el presidente de la Cámara Nacional del gremio, Claudio Valdés García Teruel, calculó que la obra estaría lista en diciembre de este año. El dato que publicado por CAMBIO hace meses fue corroborado por García Ramírez.


El secretario admitió que “definitivamente” no quedarán terminadas las obras este mes, a pesar de que él mismo fijara dicho plazo durante la ceremonia conmemorativa del natalicio de Benito Juárez en marzo de este año.


García Ramírez aseveró que la nave principal ya está concluida y sólo se trabaja en el estacionamiento subterráneo y en el Centro de Convenciones del recinto.


Los argumentos del retraso


Para justificar el retraso de dos años, Javier García Ramírez dijo que la obra no ha sido concluida debido a las lluvias de las últimas semanas y las de principio de año.


También dijo que la constructora Unión Preforzadora, responsable de la coordinación de las empresas edificadoras del Centro Expositor, falló en los tiempos de ejecución. No obstante, aún está evaluando si impondrá alguna sanción a la empresa.


Aunque había trascendido que la empresa Desarrollo Iberoamericano SA de CV (DISA) sería la nueva responsable de la construcción, García Ramírez dijo que todavía se estudia sustituir a la empresa, pero la decisión no es definitiva.


De los mil 86 millones de pesos presupuestados para la obra —y a cuya cifra no añadió el costo del estacionamiento subterráneo—, dijo que ya se han invertido 700 millones de pesos.


Cabe recordar que el Centro Expositor está licitado a distintas empresas pertenecientes a la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción; entre los principales beneficiados destacan Unión Presforzadora y Grupo Álvaro Ramos.


Hasta el momento, de acuerdo al contrato de licitación firmado en noviembre del 2007, existe un retraso de más de dos años, lo cual ha causado un gran perjuicio al erario público y a la economía poblana, ya que se han cancelado dos ferias de Puebla y otros eventos que estaban destinados a realizarse en el antiguo recinto ferial.

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas