Marín, un gobernador desprestigiado: Bartlett


El exgobernador le imputa el calificativo a su “alumno” desde su columna en El Universal


Staff / Diario Cambio


A pesar de que Manuel Bartlett vino a Puebla y avaló la candidatura de Javier López Zavala a la gubernatura, de que le dio su apoyo moral convocando para ello a los medios de comunicación y de que siempre ha respaldado el ejercicio de Mario Marín en la gestión estatal, tras la dolorosa derrota del tricolor el exsenador rompió lazos y calificó a Marín como un “gobernador desprestigiado” a través de su columna de opinión en El Universal.


Al hacer una crítica sobre los resultados electorales en los estados donde se eligió a gobernadores, Bartlett Díaz señala: “En Puebla, la alianza fue fachada, el PAN no gana el estado, menos en su absoluto desprestigio, y el PRD chuchista no junta tres gatos, facción anteriormente cooptada, no tiene lógicamente incompatibilidades ideológicas. Operó Nueva Alianza con Calderón, para entronizar al PAN, con las mismas violaciones atribuidas al PRI. Su dirigencia afirma que pactaron cogobernar —tutelar— con el panista Moreno Valle, que gana disfrazado de plural. Derrotan a un gobernador desprestigiado para que la derecha se apropie del estado”.


Además, señala que “la crítica es clara, la alianza de la izquierda y la derecha diluye a los partidos, elimina el objetivo electoral: presentar opciones diferentes. No se debatieron los problemas nacionales, queda un país sin soluciones. ¿Quién ganó?, preguntan los comentaristas. La realidad es simple, pero se elude”.


“Las alianzas son el disfraz con el que Calderón ocultó al PAN, lo envolvió en múltiples siglas, fingió una alianza democrática plural, para evitar el rechazo a su partido responsable de la ingobernabilidad, inseguridad, empobrecimiento, desempleo. Esa es la inevitabilidad que se "percibe" del retorno del PRI, repudio natural al fallido Calderón. Haber evitado el carro completo, como alardean, no es producto de alianzas. Atrás de ellas estuvo la ilegal intervención del Ejecutivo con todos sus instrumentos: dinero ilimitado, programas "sociales", dádivas, intervención de instituciones públicas, espionaje, campañas negras, delegados federales, Notimex, las televisoras nacionales. Todos delitos electorales. Desesperado, Calderón destruyó los avances electorales”.


“Los celebrantes de la limpieza de caciques, indignados por las malas artes de los gobernadores, no ven que se logró con las mismas violaciones por el Ejecutivo que censuran a los gobernadores. Quienes celebran la alternancia en estados en donde no ha habido, al apoyar al PAN calderonista buscan impedir la alternancia en la presidencia”.

 

 

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas