Subcampeón se queda fuera del Mundial


Germán Reyes

 

El primer gran fracaso europeo quedó consumado ayer por la mañana tras la eliminación de uno de los últimos tres campeones del mundo, Francia, quien demostró estar hecho un desastre desde la parte directiva hasta la deportiva, cayendo contra un Sudáfrica que se despidió dignamente como el equipo anfitrión del torneo.


La constante problemática que vivió la selección francesa a lo largo de 13 días de estancia en Sudáfrica desencadenó en una de sus peores actuaciones que se recuerde en la historia, pues no fue aquel equipo que siempre da de qué hablar por la calidad demostrada en el campo.


La exclusión de Nicolás Anelka terminó por ser un factor más en contra de la concentración y de las aspiraciones del cuadro galo, junto con la riña que sostuvo el capitán Patrice Evra con uno de los preparadores físicos del plantel, pues en el terreno de juego se vio un cuadro totalmente partido que sucumbió ante un modesto equipo sudafricano.


Francia se mostró como un equipo sin alma, sin deseos de al menos intentar una hombrada que los metiera en la siguiente ronda y, por el contrario, se dejó ver como un cuadro desangelado al que lo único que le importaba era finalizar la pesadilla que inició el pasado 11 de junio y que quizá tuvo su origen en una polémica clasificación después de la terrible mano cometida por Tierry Henry en el repechaje a Sudáfrica 2010 frente a Irlanda.


Bongani Kumalo fue el encargado de iniciar el infierno francés a tan sólo 20 minutos de iniciar el encuentro del adiós para los galos, después de rematar un tiro de esquina ante una floja marcación azul.


Posteriormente, Katlego Mphela se encargó de prender la luz roja para los mexicanos, que se sentían acechados por los sudafricanos al tener la misma cantidad de puntos y acercarse en la diferencia de goles.


Sin embargo, Sudáfrica demostró que su potencial no daba para más, y aunque anotó un gol que le fue anulado, Francia se acercó en el marcador para dar la calma a México con una diana conseguida por Florent Maluda tras un pase de Franck Ribéry, que junto con el concerbero Hugo Lloris fueron lo más rescatable de unos vergonzosos bleus.

 

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas