Como de película, califica EU a octavos


En los minutos de reposición, el equipo de las estrellas metió el gol que le dio el pase a la siguiente fase


Germán Reyes

 

Después de atravesar por una decisión arbitral que estuvo a punto de dejarlos fuera del Mundial Sudáfrica 2010, la selección estadounidense logró su clasificación a la ronda de octavos de final del certamen, tras vencer agónicamente a Argelia cuando corría la compensación.


Después de conseguir el triunfo, Estados Unidos se clasificó como primer lugar del Grupo C con cinco puntos y se medirá a Ghana en los octavos de final, mientras que el segundo puesto lo ocupó Inglaterra, quien protagonizará el partido más interesante de la segunda fase, ya que jugará frente a Alemania.


Los dirigidos por Bob Bradley contaban con dos unidades luego de empatar contra Inglaterra en la primera jornada y frente a Eslovenia en la segunda, duelo en el que por cierto se le anuló un gol legítimo que significaba el triunfo.


Por ello, merecidamente, el equipo de las barras y las estrellas tuvo que esforzarse al máximo en uno de los dos duelos que cerró las acciones del Grupo C de la Copa del Mundo, pues las cosas no resultaron sencillas para los americanos.


Argelia también tenía esperanzas de clasificar a los octavos de final, pero únicamente podía lograrlo venciendo a los estadounidenses. El hambre de triunfo de ambas escuadras se dejó ver sobre el campo desde los primeros minutos de juego, pues los embates de uno y de otro ponían en entredicho quién sería el equipo que avanzaría.


Sin embargo, la realidad es que Estados Unidos fue más que los argelinos; llegó una y otra vez al arco rival e incluso falló oportunidades increíbles que indicaban la eliminación tanto de Argelia como de los americanos, pues el empate los dejaba fuera.


Dempsey, jugador norteamericano, fue el que más se acercó a la anotación: estrelló un balón en el poste y dejó ir un par de oportunidades más, pero a final de cuentas formó parte de la jugada que terminó por marcar la diferencia y catapultar a su escuadra al triunfo.


Sin embargo, el gran héroe no podía ser nadie más que Landon Donovan, aquel jugador que se le ha llamado el “verdugo de México”, pero que en realidad es un referente de Estados Unidos y que ha demostrado calidad a lo largo de su carrera, por lo que ante el rebote del disparo de Dempsey, no se volvió loco y puso el balón por un costado al minuto 91 de juego para echar a los argelinos y a los eslovacos del Mundial.


Además, otro de los jugadores que resultó clave para el triunfo norteamericano fue el hijo del entrenador Bob Bradley, Michael Bradley, quien recuperó el balón en infinidad de ocasiones para iniciar los ataques del conjunto estadounidense, incluso en la última jugada que desembocó en gol.

 

Inglaterra sufre
para clasificar

 

Por su parte, el equipo de la rosa, que al mismo tiempo se jugaba la vida en contra de Eslovenia para cerrar el Grupo C del Mundial, venció 1-0 a su contrincante en un duelo que resultó más complicado de lo que parecía en el papel, pues aun con la victoria Inglaterra demostró que no es el mismo conjunto que en la clasificación rumbo al Mundial e, incluso, los rumores de que el vestidor de Fabio Capello se ha partido, pueden notarse en el desempeño del equipo.


Individualmente Inglaterra hizo las cosas bien. John Terry mostró que incluso perdiendo la capitanía por el escándalo en el que estuvo involucrado antes de que diera inicio Sudáfrica 2010, continúa siendo uno de los jugadores que deja el alma en el terreno de juego, así como Steven Gerrard, quien sin mostrar su mejor nivel sacó la cara por su equipo.


Jermain Defoe fue el autor del gol del triunfo para los ingleses, luego de golpear el balón con el pie derecho ante un centro mandado desde el sector derecho del campo, lugar por el que el cuadro de Capello creó peligro en varias ocasiones.


No obstante, Inglaterra también dejó en evidencia que su sector ofensivo no camina, pues Wayne Rooney, uno de los jugadores de los que más se esperaba en el Mundial por su calidad y lo demostrado con su club, Manchester United, aún ha quedado a deber, pues no ha marcado ni un solo tanto, por lo que tendrá que despertar para que los ingleses logren superar a Alemania en los octavos de final: un clásico del fútbol europeo.

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas