Sin concluir, investigación sobre el caso del camión de la muerte


Hace un año asaltaron la unidad 14 de la línea Estrella de Oro, donde murieron cinco personas


Daniel Hernández Cruz


A un año del violento asesinato de cinco personas que viajaban en la unidad 14 de la línea Estrella de Oro, la Procuraduría General de Justicia aún no tiene ni idea sobre el paradero de los responsables del crimen.


Fue la mañana del martes 9 de junio del 2009 cuando más de 75 personas abordaron el camión en la Central de Autobuses (CAPU) con destino a San Martín Texmelucan; la mayoría, pequeños comerciantes que se dirigían al tianguis de esa localidad.


Cuatro sujetos armados con pistolas calibre .9 milímetros perdieron el control y dispararon en más de 12 ocasiones, según los testimonios. En el atraco, perdieron la vida Nicolás Contreras del Carmen, de 20 años; Armando Galicia Garzón, de 40 años; y Pascuala Paredes flor es, de 43 años de edad —estas personas murieron en el lugar de los hechos—, mientras que Blandina Herrera Baltasar y José Nicolás Contreras murieron en el hospital a causa de las heridas de bala.


Nicolás Contreras del Carmen, de 20 años de edad, intentó detener a uno de los ladrones; lo agarró por el cuello y lo estaba asfixiando, en ese momento recibió el disparo en la cabeza que le quitó la vida.


Su padre, José Nicolás Contreras, de 40 años de edad, presenció cómo le quitaron la vida a su hijo, él mismo terminó con una herida de bala y dos días después murió en el Hospital del Norte a causa de una herida de bala en el abdomen.


Los cuerpos fueron trasladados al estado de Veracruz de donde eran originarios, uno más fue llevado al municipio de Alzayaca, Tlaxcala, y otro fue sepultado en este estado.


Los ladrones dispararon en varias ocasiones. Entre las víctimas una mujer a gritos le suplicó a Dios por su vida; sin embargo, no fue escuchada y uno de los delincuentes a quemarropa le asestó un tiro en la cabeza.


Ese día el subprocurador de Justicia, Víctor Pérez Dorantes, dio a conocer dos retratos hablados de los delincuentes y pidió el apoyo de la ciudadanía para lograr su captura sin que hasta el momento tengan resultados.


Los hechos fueron opacados nueve días después, cuando un comando armado atacó un autobús de la Procuraduría General de Justicia en el que viajaba personal de capacitación de la dependencia, del que medio año después el procurador de Justicia, Rodolfo Igor Archundia Sierra, reconoció que fue un acto perpetrado por la delincuencia organizada.
Además de que durante ese mes se registraron al menos cuatro homicidios relacionados con la delincuencia organizada.

 

 

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas