Asegura Moreno Valle que ganará por 5 puntos


En su cierre de campaña ante más de 55 mil asistentes en el estadio Cuauhtémoc


Acompañado por los líderes nacionales de la alianza opositora, nuevamente se comprometió a sacar de Casa Puebla al marinismo, el cual representa la corrupción y el robo. Asimismo, le abrió los brazos a los priistas inconformes


Miguel Ángel Cordero


Rafael Moreno Valle festejó la concentración multitudinaria de la alianza opositora para su cierre de campaña, y anunció que su triunfo será de por lo menos cinco puntos porcentuales. Además de sus propuestas tradicionales, pidió a los ciudadanos salir a votar y no tener miedo a la estructura de Mario Marín Torres y Javier López Zavala.


Acompañado por los líderes nacionales de los partidos que integran la megacoalición, nuevamente se comprometió a sacar de Casa Puebla al marinismo, el cual representa la corrupción y el robo. Asimismo, le abrió los brazos a los priistas inconformes con el marinismo.


El sábado, ante casi 55 mil asistentes, aseguró que el hecho de haber llenado el estadio Cuauhtémoc significa que por lo menos ganará con "tres o cinco puntos" de ventaja sobre Javier López Zavala.


Agregó que hace un mes encuestadoras, como el Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE), lo colocaban nueve puntos por debajo de su adversario, pero ahora la misma empresa lo ubica dos puntos arriba del candidato tricolor.


Además, agregó que una máxima de la política local es: "Gobernador no pone gobernador", y por ello Mario Marín Torres no "impondrá" al candidato del tricolor, Javier López Zavala, como su sucesor.


En su discurso para motivar a la gran masa ciudadana, incluso invitó a los priistas inconformes con Javier López a sumarse a su proyecto sin renunciar a sus convicciones, para que pongan un alto a quienes se han dedicado a “manchar al partido”.


"Quiero invitar a los priistas a que se sumen a este movimiento sin renunciar a sus convicciones; por el contrario, votar por la coalición significa decirle a Marín y a su camarilla que ya basta de manchar la imagen de su partido utilizando únicamente para proteger sus privilegios".


Moreno Valle habló de la esperanza que ahora tiene y la confianza absoluta en Puebla y en los poblanos para ganar las elecciones: “Juntos vamos a construir un futuro. Hay cuatro fuerzas que se unieron por ustedes”.


Un rugido ensordecedor reverberó en el estadio Cuauhtémoc y entonces cargó contra el marinismo al señalar la corrupción. De inmediato, hizo la comparación al decir que no todos los políticos son iguales y, en su caso, afirmó que se han establecido metas en materia de competitividad, para el campo, en seguridad y salud, y si no se cumplen a la mitad de su gobierno, “me voy”.


“Porque Puebla no merece gobernantes que no saben cumplir su palabra. Yo, en cambio, sabré gobernar para ustedes”, declaró.


Posteriormente, en entrevista, se dijo confiando de que el 4 de julio obtendrá el triunfo frente al candidato del PRI, al argumentar que con el lucimiento que hubo en el estadio se manda el mensaje que también tiene estructura para ganar.


El arribo de Moreno Valle


El helicóptero se detuvo mientras las sombrillas y las banderas se agitaron. Moreno Valle, desde la ventana de la aeronave, saludaba, algo sin precedentes. La guerra de porras y gritos inundó el estadio, hasta las secciones 23 y 51 del SNTE pelearon por demostrar su presencia.


Mientras se esperaba al candidato, el grupo de bellas féminas, "Sexy Cumbia" demostraba sus encantos. En tanto, los líderes de los partidos ocupaban el escenario.


Llegó Moreno Valle entre saludos, caminando a lo largo de la tarima que llevaba al presídium; de manera emotiva, su esposa Erika le tomó la cara y lo besó. Las porras estallaron.


El templete temblaba ligeramente, el peso de los asistentes lo hacia moverse. Y es que estaban ahí, bajo el sol del medio día, el gobernador de Morelos, Marco Antonio Adame Castillo; los secretarios Javier Lozano y Juan Rafael Elvira Quesada; los dirigentes nacionales del PAN PRD y Panal, César Nava Vázquez, Jesús Ortega Martínez y Jorge Kahwagi, respectivamente; el secretario general de Convergencia, Armando López Campa; y el presidente de Diálogos por la Reconstrucción de México (DIA), Manuel Camacho Solís.


Además de estas figuras, acudieron senadores de la República, diputados federales y dirigentes estatales que integran esta coalición. También estaban los candidatos a las presidencias municipales y diputados locales.


Multitud de artilugios y otros efectos de publicidad fueron utilizados para felicitar a los asistentes y homenajear a Moreno Valle. Desde máscaras de luchador, hasta monigotes con zancos, globos de aire y banderas.


El líder nacional del PAN, César Nava, fue uno de los arengadores más motivados. Reconoció que no había visto nunca que alguien, algún político, llenara a pleno el estadio Cuauhtémoc.


En ese contexto, bromeó diciendo: “este arroz ya se coció. Quedará sepultado el legado del góber precioso”. Igual que otros panistas, reconoció que al principio de las campañas se encontraban rezagados, pero ahora fueron de atrás hacia delante, pese a los 20 y 25 puntos que llevaban en desventaja.


Sin embargo, ahora que están a la delantera, César Nava conminó a cuidar el voto y citó como ejemplo que les cerraron las carreteras para evitar la asistencia.


Eduardo Rivera, candidato a la presidencia municipal, reconoció la suma de sindicatos, obreros, empresarios y campesinos reunidos en el estadio Cuauhtémoc, un evento sin precedente en la historia de candidatos panistas a la gubernatura.


Rivera además reconoció que hace dos o tres meses las encuestas ponían abajo a los candidatos albiazules. En su caso, la diferencia era entre 25 y 30 puntos, pero “ahora los estudios nos ponen arriba”.


“Si pudimos hacer esta campaña y si demostramos que podemos llenar el estadio, podemos llenar diez más y sí se puede cuidar nuestras casillas, pues se pueden ganar los 26 distritos y municipios y, sobre todo, la gubernatura”, el estadio estalló en vivas.


Por su parte, el líder perredista Jesús Ortega motivó a los asistentes pidiéndoles su voto para sacar del “palacio de gobierno” a la incompetencia, a la corrupción y “a los rateros”. Más gritos y vivas.


“El 4 de julio inicia nueva era de democracia libertad y progreso. Viva Moreno Valle", soltó el líder nacional perredista enfundado en su camisa amarilla.

 

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas