El gobernador no mete las manos en el Puebla


Asegura el secretario de Gobernación, Valentín Meneses


El funcionario estatal avaló la determinación del juez federal mediante la cual el empresario Francisco Bernat recuperó el control de la Franja, pues dijo que "aquí en Puebla se respeta el estado de derecho".

 

Germán Reyes

 

El secretario de Gobernación, Valentín Meneses Rojas, rechazó que el gobernador del estado, Mario Marín Torres, haya “metido las manos” en el manejo del Puebla F.C., esto después de  las acusaciones que en distintos espacios y momentos hicieran los periodistas, Joaquín López Doriga y José Ramón Fernández, quienes criticaron la intromisión de Mario Marín Torres en el cuadro camotero.


El funcionario estatal además avaló la determinación del juez federal mediante la cual el empresario Francisco Bernat recuperó el control de la Franja, pues dijo que "aquí en Puebla se respeta el estado de derecho".


Meneses Rojas admitió que el gobierno del estado no tiene interés alguno respecto al empresario que dirija el equipo y agregó que la autoridad judicial ya determinó que la administración le corresponde a Bernat Cid, socio mayoritario de la empresa Fútbol Soccer.


“Él puede hacer uso de las instalaciones y de todo, porque el juez ya lo determinó y aquí en Puebla se respeta el estado de derecho y nadie puede estar por encima de la ley”, manifestó.


El funcionario también adelantó que la administración marinista se coordinará con la nueva directiva para otorgarles el apoyo en materia de seguridad y reiterarles que el gobernador sólo otorga un apoyo moral a los jugadores.


“Mario Marín Torres, junto con todos los aficionados, le da el apoyo moral a todo el equipo y esperamos que no tenga ningún problema y que se ponga como lo ha dicho el señor Bernat a trabajar, y que salga de una mala racha el equipo de Puebla y que sea un equipo triunfador”.


Valentín Meneses Rojas insistió en que el gobierno del estado no tuvo injerencia en el conflicto legal entre el empresario mencionado y Henaine. Además, trató de evadir la acusación de Bernat, en el sentido de que el gobierno marinista quería imponer a Henaine como responsable del equipo.


“Yo creo que no. Yo creo que es un conflicto entre particulares, entre el señor Henaine y el señor Bernat. Que esto se ha traducido en sendas demandas y nosotros debemos dedicarnos a los que la ley nos marca”.


— ¿El gobernador mete las manos en el futbol?— se le preguntó.

— Ni las mete ni las meterá en ningún momento. Él es un gran aficionado y es una persona que junto con la afición le reitera el apoyo al equipo y que gané— respondió.

 

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas