Mario Marín García


En esto creo


Abogado y presidente de la Asociación Civil Todos los Jóvenes


Gloría Mejía

 

 

Como todo político, tengo también la intención de que algún día aspiraré a un puesto de elección popular. Pero esperaré los tiempos. Tengo muchas ganas de poder representar a la gente y al pueblo. Algunos jóvenes me han hecho comentarios de que les gustaría que participara. Pero primero me lo quiero ganar y esperaré los tiempos. Lo que me abrirá las puertas será mi trabajo.


Vendrá un mejor gobierno con el licenciado Javier López Zavala por su experiencia, trabajo, trayectoria y por su equipo de trabajo. Estamos sumados en su proyecto como jóvenes. Verá por los intereses de la juventud, porque somos una fuerza política importante. Hoy en día los jóvenes ven en Zavala al mejor candidato. Él confía mucho en la juventud porque sabe que puede encontrar talento. Así que los jóvenes formarán parte de su gobierno. Estoy convencido y comprometido con JLZ por su trayectoria, juventud y por su experiencia. Es la única persona que seguirá con las cosas buenas que hoy en día hay en el estado.


Estamos preparados para dejar Casa Puebla. Ya empezamos a ordenar todo lo que tenemos, sobre todo ordenar nuestras recámaras. Para que en su momento, sea más fácil salir. Regresamos a la casa que teníamos. Si es que me llego a casar, entonces me independizo.


Ya hay planes de casarme y de hacer una familia. Quiero ser papá joven. Quiero tener tres hijos: dos niños y una niña de preferencia, aunque lo que Dios nos mande estará bien.


Siempre soñé con ser futbolista profesional. No se dio porque en ese momento no le dediqué el tiempo a los entrenamientos. Sacrifiqué mi sueño para continuar con mis estudios. La única obligación que me pedían mis padres, que fuera un buen estudiante. No me arrepiento de mi decisión. Ahora practico el futbol por hobby. Anteriormente estaba en torneos de la universidad y en torneos de futbol rápido. Los domingos jugamos con la familia, entre ellos con mi papá y los lunes por las noches con los amigos, nos echamos puras cascaritas, si es que no hay mucho trabajo. Me acomodo mejor en la media.


Levantaré la mano para buscar una posición, una vez que se termine esta administración. Mi intención es seguir trabajando por Puebla. Ya sea en el partido, en la administración pública o donde yo pueda desempeñar un buen papel y en donde pueda aportar lo que he venido trabajando desde hace siete años. Mi intención es prepararme y seguir trabajando. Estoy seguro de que puedo aportar al progreso de Puebla, veremos la manera de seguir una carrera política con méritos propios. Participo en el partido desde que mi papá era presidente municipal, y ya con una colaboración más activa, en la precampaña para gobernador. Intentamos sumar la mayor cantidad de jóvenes al partido.


Jamás he usado mi nombre para ningún beneficio, todo lo contrario, siempre intento ser lo más discreto que se pueda y cuando me identifican, lo que me queda hacer es honrar el nombre que llevo. Es un orgullo portar el nombre Mario Marín, porque es un apellido que hoy en día ha representado una lucha social y de causas nobles. Con mi apellido siento el orgullo del origen de mi familia, aunque también es una responsabilidad porque es un apellido de personas públicas.


La educación en la Escuela Militar me forjó y me hizo ver las cosas diferentes, aunque sólo fue un año. La disciplina fue muy fuerte, pero fue una experiencia que me marcó mucho. Hoy en día practico, lo que es no darme por vencido jamás, trabajar fuerte. Me enseñaron a hacer equipo y es una experiencia que hoy aplico a diario. En general no me doy por vencido jamás. No niego que extrañé mucho a mi mamá, mi casa y a la familia, pero agradezco que me hayan dado la oportunidad de aprovechar mi estancia allá, porque me permitió valorar lo que tenía. Esa época la recordaré mucho, por las enseñanzas que tuve.


Estoy consciente de que se está viviendo un momento difícil, pero le apuesto a la unidad del partido. Estamos buscando esa unidad y haremos un trabajo fuerte. El PRI unido ha demostrado su fortaleza. Lo importante es trabajar y hacer bien las cosas, de eso va a depender el futuro. El partido ha demostrado que está mejor posicionado, de acuerdo a las encuestas. Nuevamente la gente confía en el PRI y de la mano de Javier López Zavala es la mejor opción.


Que no haya campañas negras, que se olviden de descalificaciones, porque eso no le conviene a nadie. Los partidos políticos en general merecen todo mi respeto. Cada quien tiene su forma de pensar, de manera libre. Pido como toda la gente, que haya respeto y que las campañas sean de altura, porque los jóvenes y la gente en general eso exige, ya que sólo se daña el país.


Me he enfocado a trabajar en un perfil bajo, sin protagonismos, sin tener posiciones importantes. Tomé la decisión de hacer mi propio camino desde el momento en que decidí participar en política. Mi nombre tiene un peso importante y específico por lo que representa mi padre. Hoy en día, en el aspecto juvenil he ganado legitimidad y puedo decir que tengo mi propio camino. He hecho todo lo que está en mis manos para formar mi propio nombre. Trabajo fuertemente y mantengo por ahora mi perfil bajo para que no se mal interprete.


Lo que le he aprendido a mi padre son sus ganas de trabajar, la tenacidad que desde pequeño lo ha caracterizado y que viene de mis abuelos paternos. El origen mixteco tiene una fuerza y no sé de dónde la sacan. Yo veo a mi abuelo paterno y es una persona muy fuerte. La tenacidad y el trabajo arduo es una característica, no sólo de los Marín, viene de los mixtecos.


El mejor consejo que le he aprendido a mi padre es el de hacer amigos, verdaderos amigos. Si hoy en día mi padre tiene un capital político y gente que lo quiere y admira, es por la amistad. Más que aliados, hizo buenos amigos. Es lo que practico y hago a diario.


Hoy en día lo que puedo agradecer de la posición que tengo es que me haya dado amistades nuevas y que me han demostrado una amistad sincera. He conocido a muchos jóvenes en todo el estado, gente talentosa y valiosa en todos los sectores. Me ha dado la oportunidad la vida de conocer personalidades importantes. He logrado hacer una buena amistad con todas esas personas. Esperemos que así se mantengan y trabajaré para que así sea.


En un principio al llegar a Casa Puebla nos costó un poco de trabajo adaptarnos al ambiente que se vive dentro. A mí, más que a mis hermanos. Extrañaba la tranquilidad y la paz de mi casa y querer estar solo. Llegamos a un lugar donde había mucho ruido, los teléfonos sonando y 40 personas moviéndose dentro y fuera. Pero con el tiempo nos fuimos adaptando a ese movimiento.


De manera muy humilde, me considero una persona sencilla porque lo practico y lo vivo a diario. Al tener la posición como hijo de un funcionario público e importante en el estado, la vi como una responsabilidad y he hecho mi mayor esfuerzo por mantenerme como siempre he sido. Quien nos conoce realmente y quien nos ha tratado, comentan que somos los mismos de siempre. Afortunadamente, en la familia Marín García nos mantuvimos iguales y con el compromiso de hacer algo por la gente. En mi caso por los jóvenes. Respeto los comentarios negativos que tengan de nosotros, es como en todo.


Escogí la carrera de leyes porque siempre he admirado mucho a mi padre y he seguido sus pasos. Aunque la carrera ya está saturada hoy en día, te da la oportunidad para ayudar a la gente. Confieso que mis planes estén más enfocados a las cuestiones de política.


Mis hermanos y yo somos como todos, ciudadanos comunes y corrientes. Como todos los chavos, tenemos defectos y virtudes. Nos juntamos los cuatro hermanos a ver películas en la casa. Vamos al cine, platicamos y jugamos futbol. A Fernando le llevo tres años y al más chico que es Luis, le llevo 12 años. Tenemos muchas coincidencias, a todos nos encantan los deportes. Nos divertimos mucho, cada quien tiene su equipo favorito. Afortunadamente no tenemos problemas entre nosotros, llevamos una buena relación.


Yo heredé el lado sensible de mi madre. Estoy seguro de que lo heredé de ella, porque me considero una persona muy sensible y eso hace que pueda entender a mucha gente. El político debe tener un lado que te permita entender a la gente. Una vez estando en sus zapatos, los valoras y los entiendes sinceramente. El lado humano te ayuda a encontrar fácilmente las soluciones; lo que caracteriza a mi mamá es precisamente ese lado humano, noble y sensible. Ya sean buenas o malas las cosas, ella las asimila con gran sensibilidad.


Mi tía Julieta es una luchadora social. Ha sido una persona tenaz y trabajadora. He tenido la oportunidad y el gusto de platicar con ella. Lleva muchos años en la política y me ha enseñado que no se me debe olvidar quién es mi gente y que no clasifique a las personas. Que no olvide mis orígenes mixtecos, porque somos de ese origen, gente trabajadora y gente del esfuerzo, eso es ser mixteco.


A mí me tocó vivir carencias en familia, aunque no las extremas como las que vivieron mis padres, más mi papá. Por eso valoro todo lo que tenemos. Entiendo que todo ha sido producto del esfuerzo y de lucha constante. Esto me ha llevado a valorar a la gente, no por el puesto, sino por lo que son y de donde vienen.

 

En cinco años me veo casado y con hijos, además participando en un puesto ya sea en el partido o en la administración pública, donde podamos aportar algo, estaremos trabajando fuertemente por Puebla.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas