En EU preparan iniciativa migratoria


Consiste en crear una tarjeta de identidad nacional biométrica

 

Agencias

 

El senador demócrata Charles Schumer y el republicano Lindsey Graham revelaron ayer una iniciativa bipartidista de reforma migratoria que legalizaría a 11 millones de indocumentados y crearía una tarjeta de identidad nacional biométrica.


El plan, que fue de inmediato elogiado por el presidente Barack Obama, tiene cuatro pilares que incluyen una tarjeta de Seguro Social, seguridad fronteriza y aplicación de la ley, un programa de trabajo temporal y una hoja de ruta a la legalización.


Obama calificó la iniciativa como “un marco prometedor y bipartidista, que puede y debe ser la base para avanzar”, toda vez que aborda la necesidad de reforzar la frontera y exige que rindan cuenta tanto los trabajadores indocumentados como los empleadores.


“Mi gobierno realizará consultas adicionales con los senadores sobre los detalles de su propuesta, pero el próximo e importante paso será convertir su marco en una propuesta legislativa, y que el Congreso actúe lo antes posible”, señaló Obama.


El plan de Schumer y Graham fue revelado en un artículo editorial que será publicado mañana por The Washington Post, pero cuyo contenido fue hecho publicó en su edición electrónica.


Bajo su propuesta, las nuevas tarjetas de identidad de Seguro Social biométricas buscan asegurar que los trabajadores indocumentados no puedan obtener trabajos, toda vez que tendrían que ser usadas por todos los empleadores.


Las tarjetas serían entregadas a todos los ciudadanos estadounidenses e inmigrantes legales. Aquellos empleadores que no certifiquen la elegibilidad laboral podrían sufrir multas o incluso penas carcelarias.


La iniciativa propone una política de “tolerancia cero” para pandilleros, contrabandistas, terroristas y quienes cometieron delitos mayores para entrar a Estados Unidos.


En materia de seguridad fronteriza, la propuesta aumentaría el presupuesto de la Patrulla Fronteriza, infraestructura y tecnología fronteriza, además de más persona encargado de aprehensiones.


Asimismo expandiría la aplicación doméstica de acciones para deportar a quienes cometieron crímenes y un sistema de entradas y salidas para verificar el cumplimiento de la duración de la estadía de visas.


La iniciativa incluye asimismo un plan de trabajadores temporales, que se había convertido en un tema mayor de contención, toda vez que es opuesto por los sindicatos pero apoyado por el sector privado.


El plan daría tarjetas de residente a quienes completen estudios de maestría o doctorado en ciencias, tecnología, ingeniería o matemáticas en una universidad estadunidense.


Para los trabajadores no calificados facilitaría la “migración circular” si los empleadores pueden mostrar que no lograron llenar el puesto de ocupación con un trabajador estadunidense.


En el caso de los 11 millones de inmigrantes indocumentados que residen en Estados Unidos, se crearía una ruta a la legalización siempre que admitan que violaron la ley, paguen multas e impuestos atrasados.


Asimismo deben estar libres de antecedentes criminales y dominar el idioma inglés, además de colocarse al final de la fila de quienes han buscado emigrar legalmente a Estados Unidos.


“El pueblo estadounidense merece más que retórica vacía y llamados imprácticos para una deportación masiva. Urgimos al público y a nuestros colegas a sumarse a nuestros esfuerzos bipartidista y aprobar estas reformas”, señalaron Schumer y Graham.

 

En EU preparan iniciativa migratoria

 

Consiste en crear una tarjeta de identidad nacional biométrica

 

Agencias

 

Campesinas y comunidades rurales han sido objeto de extorsiones por parte de mafias, que les exigen, bajo amenazas, la entrega de apoyos federales, dijo el secretario de la Reforma Agraria, Abelardo Escobar.


Informó que en un ejercicio de transparencia, la SRA publicó desde 2006 en internet, las listas de beneficiarios que reciben apoyo para la producción agraria, y de allí, grupos delincuentes tomaron los datos de sus víctimas.


A raíz de ello, los productores afectados solicitaron que no se publicara la información de “esas entregas de dinero”.


Las listas de beneficiarios indican nombre, comunidad y monto a ejercer en los programas de apoyo al campo, como es el caso de Mujer en el Sector Agrario (Promusag) y del Fondo para el Apoyo a Proyectos Productivos en Núcleos Agrarios (FAPPA).


De acuerdo con las reglas, los montos de apoyo por programa pueden ascender hasta 180 mil pesos y aplican en beneficio de equipos de trabajo productivo, que pueden ser de cinco integrantes.


Por otra parte, el secretario Escobar reportó a los diputados integrantes de la Comisión de la Reforma Agraria que el mapa de los conflictos en torno a este tema fue reducido a 548 asuntos, en 28 estados de la República.


“Los conflictos agrarios se atienden con diálogo, espíritu de concertación, mediación y conciliación”, dijo el funcionario federal.


Dio cuenta de que en 2009, la SRA resolvió 178 conflictos agrarios, ubicados en 20 estados, que comprendieron más de 83 mil hectáreas.


Las decisiones que resolvieron los puntos de desacuerdo afectan a más de 24 mil personas y fue necesario disponer de recursos presupuestales por 687 millones de pesos. La mayoría de los beneficiados en este rubro son indígenas.


Diputados integrantes de la Comisión de Reforma Agraria destacaron los problemas que enfrentan campesinos que buscan apoyos a proyectos productivos, y que quedan fuera de la cobertura, por escasez de recursos.

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas