Puebla no cuenta con un plan hidráulico


Señaló Juan Manuel Aguilar


Carolina Hernández


El presidente del Consejo Estatal Ambiental de Puebla, Juan Manuel Aguilar de la Peña, responsabilizó al Gobierno del estado por no contar con un plan hidráulico declarado con objetivos específicos para Puebla, que permita el desarrollo de políticas públicas y frene el uso indebido del vital líquido.


Además, Aguilar de la Peña dijo que la Comisión Estatal de Agua y Saneamiento del Estado se encuentra bajo la rectoría de la Secretaría de Obras Públicas, cuando lo correcto es que estuviera bajo la Secretaría del Medio Ambiente, lo que ocasiona menos trabajo en cuanto al cuidado y distribución del agua, ya que las prioridades son otro tipo de obras.


Durante el sexto foro de Actívate por Puebla en la Universidad Madero, el presidente aseguró que en Puebla se cubre el 90 por ciento del alcantarillado, pero sólo un 50 por ciento del agua perdida en las tuberías llega a sanearse: “En alcantarillado no estamos tan mal pero sólo la mitad del agua que se desperdicia tiene saneamiento, nunca llegaremos a abastecer el 100 por ciento del territorio”. 


Indicó que existen municipios y comunidades en el estado de Puebla donde ya existen discusiones por el agua, incluso hay localidades que colindan con Veracruz, donde se gestiona obra pública pagada por Xalapa a cambio del permiso para retirar agua.


De la Peña dijo también que la Universidad Autónoma de Puebla está a punto de entregar una trabajo de investigación que será un inventario para saber con qué recursos cuenta cada municipio del estado y con base en esa información, dar impulso a su explotación.


Por otra parte, el presidente del Consejo Estatal Ambiental señaló que las obras públicas donde se utiliza roca, arena o piedra causa impacto ambiental, porque estos materiales se extraen de la naturaleza y dichas acciones de gobierno deberían ser evaluadas desde su planeación para contemplar en impacto.


Juan Manuel Aguilar hizo notar que plantas de tratamiento de agua son muy costosas al momento de su construcción y no existe la certeza de que trabajen y sean productivas: “Se tienen casos documentados de plantas que nunca operaron”.


De la Peña indicó que la sobreexplotación de los recursos naturales desde la Revolución Industrial ha culminado en daños ambientales que resultarán más costosos en su reparación  que los ingresos que produjeron: “Seguimos pensando que podemos pedirle a la naturaleza más y más cosas, al fin y al cabo con la tecnología lo corregimos”.


Advirtió además, que dentro de diez años se tendrá que invertir el 20 por ciento del Producto Interno Bruto para resolver todos los daños ecológicos que estamos provocando al menos en el territorio mexicano.


Finalmente, el presidente del Consejo Estatal Ambiental de Puebla dijo que no sólo las autoridades son responsables sino toda la población, y la única forma de frenar el daño ambiental es mediante políticas públicas que cuiden el medio ambiente.

 

 

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas