Disidentes piden vigilar la venta de comida chatarra


Se lanzan, otra vez, contra Darío Carmona


Carolina Hernández


Miguel Guerra Castillo, vocero del Consejo Democrático Magisterial Poblano (CDMP), se lanzó otra vez contra la Secretaría de Educación Pública, al exigir que la dependencia vigile el consumo de comida chatarra que se vende en las escuelas públicas y privadas.


El vocero reveló que pese a la regulación que inició desde hace un mes, la Secretaría de Educación Pública, tiendas escolares y cooperativas continúan vendiendo alimentos chatarra por “el negocio que representa para las escuelas”.


El vocero afirmó que la cooperativa escolar se ve como una opción de negocio, en donde las trasnacionales imperan y usan su poder para mantenerse en las escuelas, pero es muy dañino su consumo para la salud de los niños: “La comida chatarra debe de salir de las escuelas”.


Cabe señalar que además de los programas de activación física Corre por tu vida y Programa Nacional de Activación Física, otra de las medidas de la SEP implementa para resolver el problema de obesidad infantil en nuestro país fue precisamente el retiro de todos los productos de comida chatarra de las tiendas dentro de las escuelas, pero hasta ahora sólo se ha exhortado sin acciones concretas.


En su última visita a Puebla, el titular de la SEP a nivel federal, Alonso Lujambio Irazábal, deslindó de responsabilidades por la obesidad infantil a la Secretaría de Educación, pero se trata de un problema que las escuelas fomentan al preocuparse más por convenios económicos con empresas refresqueras, de botanas y dulces, ignorando las necesidades de los niños.


Guerra Castillo reconoció que la obligación de mantener un peso adecuado en los alumnos no recae en la escuela, pero aseguró que se deben tomar las acciones necesarias para ayudar a la solución y manteniendo los puntos de venta de alimentos nulos en valor nutritivo.


Por último, el vocero del CDMP pidió a los padres comenzar por ellos mismos, aprender sobre buenos hábitos de alimentación y educar a sus hijos en lo que es adecuado comer, así como mandar alimentos nutritivos para que los alumnos consuman en la escuela en lugar de dar dinero para comprar productos.

 

 

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas