Los mexicanos necesitan confianza en sí mismos: Robinson


El autor de El elemento analiza para CAMBIO cómo México puede desarrollar su potencial


“La confianza es muy importante. Y para un país como México, donde hay tanto talento, tanta historia, se necesita la confianza, se trata de comprometer a la gente con las cosas que hace bien”, señaló el autor


Arturo Rueda

 

Sir Ken Robinson, autor de El elemento, una confluencia entre los talentos personales y las pasiones laborales, fue el encargado de abrir La Ciudad de las Ideas incidiendo en el problema principal no sólo de las naciones desarrolladas sino de cualquier país: cómo el sistema educativo puede promover los talentos de las personas y no ahogarlos. El experto en educación tiene una visión propia que ha desarrollado a lo largo de varios años como conferencista y autor de varios libros y artículos: hay quien se llama a sí mismo como una “persona afortunada” porque logra un encuentro entre sus habilidades y las actividades que le ilusionan, pero la pregunta es cómo llegar a ese punto, por lo que Robinson acepta charlar con CAMBIO.  


AR: ¿Esta teoría de El elemento podría ser funcional para las naciones? Hay algunas naciones que tienen talentos, como México, pero donde es muy difícil desarrollarlos. ¿Hay algunas medidas del libro El elemento para el presidente de México Felipe Calderón para rescatar los talentos mexicanos?


SR: Me gustaría que el presidente Calderón leyera el libro, estaría agradecido si lo hiciera y la razón por la que estaría agradecido es porque una nación, una comunidad, una ciudad, es su gente, México es su gente. México es el talento de su gente y yo sé que otros países son afortunados respecto a sus recursos naturales, pero estos se acaban. Estuve trabajando los últimos años en Oklahoma y ha sido muy exitosa en los últimos cien años por el petróleo, le sigue yendo muy bien, pero saben que se va a acabar. En los próximos años Oklahoma tendrá 5 millones de habitantes y ese es su futuro.


”Y el futuro de México está basado en sus habitantes; mi argumento es que todo niño que nace, todo joven ha nacido con un gran talento, agarras un bebé y hay millones de posibilidades que tenga una gran imaginación, creatividad, potencial, habilidades.


”Que crezcan con estas habilidades depende de cómo los criamos, cómo los apoyemos, cómo los motivemos, cómo los eduquemos, y el futuro de este país en general depende del talento, personas deseando cosas que amen hacer.


”No sólo es uno o dos talentos, en una gran comunidad están formados con ciencia, con arte, con música, cocina, arquitectura, todas estas cosas sumadas van a hacer una gran comunidad. Hay un gran argumento en el libro: no es sólo el cumplimiento de los individuos, es también acerca del desarrollo económico y cultural.”


AR: ¿Se pone a la discusión sólo los talentos o también los valores?


SR: Es interesante porque en el libro se trata de encontrar talentos y también acerca de la pasión por hacer las cosas que amas hacer. No hay duda de que algunas personas están desarrollando pasiones que no proveemos del todo, tal vez está ese implemento, pero puede ser una mente criminal.


AR: Hitler era una mente criminal y era un gran talento, pero sin valores.


SR: Es cierto, pero yo me reservo el derecho de aprobar o desaprobar las acciones de Hitler. La cultura, según lo que escribí en el libro, son los valores y las formas del comportamiento que identifican a distintos grupos sociales. Hay culturas basadas en valores y permisos, culturas que te dicen ‘si lo puedes hacer’ y ‘no lo puedes hacer’, así es como hacemos las cosas.


AR: Qué es válido y qué no…


SR: Cierto, pero los valores evolucionan, cambian todo el tiempo, las culturas evolucionan, las culturas, en términos orgánicos crecen, se desarrollan, los grandes países no pueden permanecer inmóviles, tienen que recordar lo mejor del pasado y abrazar lo mejor del presente. La historia está plagada de grandes culturas de las cuales no escuchamos más, porque ellos no cambiaron, no evolucionaron.


AR: ¿Necesitamos leer Colapso de Jared Diamond?


SR: Tienes razón, viene al caso, las culturas bien se cansan, llegan a estar exhaustos, o llegan a estar demasiado confiados y tan pronto una cultura deja de evolucionar o deja de ser dinámica empiezan a envejecer y eventualmente morirán, las empresas son así. Vemos grandes compañías y después de algunos años, tal vez 20 o 30 años mueren, porque se vuelven viejas, su energía natural muere y así pasa con ciudades y en todas las comunidades, porque son entes orgánicos, pero puedes lograr actualizarlas, mantenerlas en constante evolución. Necesitamos entender que hay que crear las condiciones para el crecimiento y el desarrollo.


AR: Esta confianza de la que estábamos hablando hace algunos minutos podría llegar a ser algún problema en ocasiones en una persona que ha encontrado El elemento. ¿Para las naciones también?


SR: Sí, no hay ninguna duda acerca de eso, estaba diciendo al final de la conversación con Malcom Gladwell, estábamos tocando el punto en que la gente se vuelve demasiado confiada y pierde su camino y lo ves en la historia de grandes civilizaciones, a través del Imperio Romano, a través del Imperio Griego, del Imperio Persa, se volvieron demasiado confiados, decadentes, se volvieron insaciables y después colapsaron. La historia de los imperios ha sido así y no tiene que ser así, pero tiende a ser así.


AR: Pero la gente, las naciones sin confianza se vuelven autodestructivos.


SR: Sí, creo que tienes razón, la confianza es muy importante. Y para un país como México, donde hay tanto talento, tanta historia, se necesita la confianza, se trata de comprometer a la gente con las cosas que hace bien y reconocer que una gran comunidad está hecha de muchos tipos de talento. Por eso estoy tan preocupado que los sistemas educativos, no sólo aquí sino en todos lados donde tienen escuelas que sólo enfatizan en ciertos tipos de talento, gente con otra clase de talento se siente poco importante o sin importancia y pueden perder su camino.

 

 

 

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas