México vive una anarquía violenta por la corrupción: Steven Pinker


Arturo Rueda


Con una presentación concisa acerca de cómo la violencia ha disminuido en el mundo actual comparado con las tasas porcentuales de la Edad Media, el psicólogo experimental Steven Pinker alcanzó un éxito rotundo en La Ciudad de las Ideas. La arriesgada tesis, en un mundo en el que los mass media han magnificado la violencia, fue convincente porque Pinker justificó la existencia del Estado y su monopolio legítimo de la violencia a través de policías y tribunales como el gran motor de la pacificación de las sociedades modernas, además del comercio. En entrevista exclusiva con CAMBIO, no resistimos preguntarle cómo es que si en el mundo actual las tasas de violencia han disminuido, en México la espiral crece y crece en el marco de la guerra contra el narcotráfico. La respuesta no tiene pierde: el país vive en una anarquía puesto que el sistema judicial es incapaz de garantizar el castigo. Respecto de la legalización de las drogas como un mecanismo para terminar con tal guerra, Pinker afirmó que valdría la pena realizar un experimento en un área pequeña para analizar los resultados, aunque es factible. A continuación la charla de uno de los científicos más importantes del mundo.


AR: En el mundo el nivel de violencia ha descendido de acuerdo a sus reportes, ¿cómo explica que en México los niveles de violencia han crecido?


SP: Bueno, yo estoy pensando que los niveles de violencia han crecido en México en parte a su anarquía. Ustedes tienen fuerzas policiacas muy corruptas en su sistema habitual, es como no tener un gobierno en lo absoluto y volver a un sistema tribal. Ahora bien, la violencia también es generada por actividades ilegales como la prostitución o la venta de drogas, porque a diferencia de los negocios regulares si uno tiene un problema puede llamar a las fuerzas policiacas y a los abogados; en cambio en los negocios ilegales no puedes llamar ni a la Policía ni a un abogado, tienes que utilizar las armas. No sólo en Estados Unidos hay prohibiciones; cuando el licor era ilegal había unas altas tasas de violencia y cuando la prohibición fue abolida las tasas de violencia disminuyeron; porque menos elementos de la economía estaban en las sombras se disminuyó la anarquía.


AR: ¿Tú piensas que México es un país con anarquía o es un Estado fallido?


SP: Es algo similar, quiero decir, la anarquía no es anarquía real, pero si las fuerzas policiacas y el sistema judicial no están funcionando es como anarquía, cuando tienes anarquía tienes violencia.


AR: Algunas personas piensan que esta ola de violencia podría terminar con la legalización de las drogas, específicamente de la marihuana, como la propuesta del estado de California.


SP: Sí, no lo sé, este experimento debe ser realizado en un área pequeña para ver qué sucede.


AR: ¿Primero un área pequeña?


SP: Yo pienso eso porque nadie tiene la experiencia, yo creo que es posible, yo creo que es una buena idea, deberíamos hacer el intento, pero no puedo predecir si esto bajaría los índices de violencia, yo creo que esto debería ser intentado.


AR: Esta idea se conecta con su tesis acerca del comercio como una fuerza para disminuir los niveles de violencia.


SP: El comercio y también la ley, porque si las transacciones se realizaran bajo el marco legal sería menos probable que te intimidaran o te engañaran, porque siempre tendrías la posibilidad de hablarle a la Policía o de demandarlo, eso es mejor que estar intimidando a tus rivales o tener que utilizar la venganza cuando te engañen en un trato o en un negocio.


AR: ¿Usted le recomendaría algo al presidente Calderón sobre las fuerzas de seguridad en México?


SP: No soy una persona política, la política es muy engañosa porque hay muchas cosas en juego, pero un buen punto para iniciar sería hacer que la Policía, el sistema judicial fueran menos corruptos y más efectivos.

 

 

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas