Recupera Úver Romero el Setepid a través de asedio


10 docentes quedan lesionados tras ataque


En la gresca fueron usadas bombas molotov. Los profesores asaltaron las oficinas sindicales armados con palos y piedras. Hasta el momento permanecen custodiadas por agentes de seguridad

 

Miguel Ángel Cordero

 

José Úver Romero Ronquillo recuperó el control de las oficinas del Sindicato Estatal de Trabajadores de la Educación de Puebla, Independiente y Democrático (Setepid), luego de encabezar un asedio con bombas molotov. El resultado del enfrentamiento fue de diez heridos.


El viernes por la tarde unos 500 docentes acudieron a las instalaciones del gremio ubicadas cerca del Paseo de San Francisco. Después de romper ventanas y puertas con bombas molotov, los simpatizantes de Romero Ronquillo tomaron el control de las instalaciones armados con palos y piedras.


Tres profesores del grupo disidente a Romero Ronquillo requirieron servicios de emergencia a causa del impacto de los artefactos explosivos.


Desde hace semanas, los docentes cercanos a la exdirigente sindical Laura Artemisa García Chávez mantenían ocupado el edificio del sindicato. Habían despedido al secretario general Úver Romero y exigían su destitución.


Por la mañana del mismo día, los simpatizantes del secretario general, docentes y alumnos se manifestaron en el Centro Histórico.


Los quejosos, en su mayoría de la tercera edad, deambularon por las calles para exigir a la Secretaría de Educación Pública (SEP) y a la Secretaría de Gobernación (Segob) reconocer la figura del actual secretario general, José Úver Romero Ronquillo.


Posteriormente acudieron a Casa Aguayo, donde realizaron un mitin y después del mismo se armaron con palos y piedras para tomar el edificio sindical.


Sólo unas calles separan las oficinas del Gobierno del Estado de las del Setepid, que se encuentran en la calle Primera Central 611 del Centro Histórico. Por ello, los docentes no demoraron en llegar al inmueble.


Los diez docentes heridos en el enfrentamiento fueron atendidos en el hospital de la Cruz Roja, también ubicado cerca de la oficina sindical. Por el ataque, Artemisa García interpuso una denuncia penal.


En el enfrentamiento, los simpatizantes de Úver Romero agredieron físicamente y lanzaron consignas contra los reporteros, camarógrafos y fotógrafos que cubrían el acontecimiento.


Cuando recuperó las oficinas, el secretario general del Setepid anunció que las personas non gratas para la organización serán sancionadas y removidas del sindicato.


Después del enfrentamiento, agentes de la Policía Municipal y granaderos del estado arribaron a las instalaciones gremiales acompañados por un agente del Ministerio Público, con la intención de dar fe de las condiciones en las que fueron encontradas las oficinas sindicales.


Hasta el momento las instalaciones sindicales permanecen resguardadas por personal de seguridad del Gobierno estatal y docentes afines al grupo oficial.

 

Después de la gresca


Claudia Martínez, vocera del movimiento inconforme con José Úver Romero, informó que Artemisa García ya interpuso las denuncias contra los agresores y añadió que dos profesoras continúan gravemente heridas, pues fueron arrojadas desde el segundo piso durante la recuperación del edificio.


Acusó que quienes golpearon a los diez mentores que mantenían tomado el edificio sede de ese gremio no eran docentes, sino “agitadores a sueldo”.


Aunque fueron retirados del edificio, los maestros inconformes con la administración de Úver Romer señalaron que no bajarán la guardia, y que en próximos días se reunirán con la base magisterial para analizar las acciones a seguir.

 

Luego de recibir cheques por 3 millones 500 mil pesos

 

“Gracias por existir, señor
gobernador”, dice el SETEP

 

Miguel Ángel Cordero

 

Luego de recibir millonarios cheques, el líder del Sindicato Estatal de Trabajadores de la Educación de Puebla (SETEP), Armando García Avendaño, se desvivió en elogios para Mario Marín Torres, aunque el gobernador no asistió al evento de entrega de fondos.


Durante el discurso que emitió en la ceremonia de entrega de los fondos conmemorativos al 26 aniversario del gremio, García Avendaño soltó un “gracias por existir, señor gobernador”, para manifestar que el “SETEP es agradecido”.


El viernes, el secretario de Educación Pública, Darío Carmona García, entregó recursos por 3 millones 500 mil pesos a docentes adheridos al SETEP.


Sin embargo, el acto se convirtió más en un homenaje a Marín Torres —aunque éste no acudió—: “Hoy es el último festival de aniversario del SETEP en el que Mario Marín es gobernador y los maestros setepistas somos agradecidos”.


En el acto, organizado en el Complejo Cultural Universitario, Armando García recibió un par de cheques del Gobierno estatal en el rubro de jubilaciones y pensiones. A cambio de ello, le ofreció al mandatario su respaldo en futuras aspiraciones políticas.


“En los proyectos futuros que tenga el gobernador, la mano del SETEP estará para apoyarlo”.


Cerca de 2 mil docentes agremiados al SETEP acudieron a la rifa de un par de automóviles que se hizo al término del acto.

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas