Truena Sitiavw contra empresarios y medios


Líder del Sitiavw se siente crucificado por columnistas y titulares de la VW


Aunque evitó culpar de manera directa al gobierno del estado, Víctor Cervantes Rosas lamentó que la administración estatal no haya invertido en una mejor infraestructura


Miguel Ángel Cordero


Luego de ser culpado por la fuga de la planta de motores de baja emisión, Víctor Cervantes Rosas, secretario general del Sindicato de Volkswagen, cargó contra los ejecutivos del consorcio alemán, organismos empresariales y medios de comunicación al llamarles “incongruentes” por felicitarle cuando consiguió el acuerdo salarial en agosto y que ahora quieran “crucificarlo”.


Aunque evitó culpar de manera directa al gobierno del estado por la decisión de Volkswagen de establecer su nueva planta en Guanajuato, lamentó que la administración estatal no haya invertido en una mejor infraestructura para atraer la planta de motores.


Negó que el gremio que representa fuera el culpable de que la planta de motores se instalara en Guanajuato y no en Puebla, pues a su consideración esa decisión ya había sido tomada desde hace tiempo y la firma automotriz sólo estaba retrasando el anuncio.


Cervantes Rosas insistió en llamar “incongruentes” a los columnistas de distintos medios de comunicación y empresarios que le felicitaron cuando consiguió el contrato colectivo de trabajo, pero que ahora lo critican y “crucifican”.


"Deslindo de toda responsabilidad al sindicato. Se culpa de las altas pretensiones, hoy nos crucifican y nos echan la culpa de algo que no intervenimos", sentenció.


En rueda de prensa, convocada expresamente para evitar contestar entrevistas telefónicas de los reporteros sobre el tema, dijo que aunque no le consta, sería lamentable que el Gobierno del estado fuera el responsable de la fuga del capital por casi mil millones de dólares, debido a que fue insuficiente la infraestructura ofrecida a través de La Célula y el predio ofrecido en el municipio de Huejotzingo.


Cervantes Rosas, molesto por las acusaciones contra su sindicato, expresó también que desde hace unos años se sabía de la inversión de la nueva planta de motores, pero la administración estatal no emprendió ninguna obra para ofrecer a los industriales teutones. Con disimulo, aseguró: “debió haber sido por las elecciones”.


Asimismo, dejó entrever que fue por una razón política que se decidió instalar la nueva planta de motores de Volkswagen en Silao, Guanajuato, y no en Huejotzingo.


Desde hace una semana, los dirigentes empresariales de la Canacintra y el COE, Luis Espinosa Rueda y Javier Maldonado Moctezuma, respectivamente, consideraron que la postura laboral inflexible del sindicato ahuyentó la instalación de la empresa.


En respuesta a tales señalamientos, dijo que le tienen sin cuidado las declaraciones de los líderes empresariales debido a que “los empresarios ven como enemigos a los sindicatos”.


Ante el argumento de que en los últimos 40 años en Puebla se han presentado constantemente aplazamientos a huelgas o entallamiento de las mismas, Cervantes Rosas pidió que sólo juzguen su desempeño como líder gremial. De los años anteriores dijo que no tiene responsabilidad.


“Están equivocados, no se le puede culpar al sindicato de algo que ni siquiera fue invitado para consultar su opinión", asentó.


De la misma forma, Cervantes Rosas agregó que el Gobierno federal pudo tener más peso que el Gobierno del estado para convencer a los directivos de la automotriz de establecerse en Guanajuato y no en Puebla: “Pudo pesar más la figura del presidente Felipe Calderón”, dijo.


Respecto a la nueva planta, informó que ya contactó a su representante legal para que le asesore en la estrategia legal que se requiere para obtener el contrato colectivo de trabajo de los nuevos empleados de Volkswagen, aunque reconoció que éste no tendrá los mismos beneficios que el de la agrupación que por 40 años ha laborado en la empresa de autos de Cuautlancingo.

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas