Doger celebra con los enemigos del marinismo


—Crónica—


En su cumpleaños número 53, logró conjuntar a grupos antagónicos al poder en turno, sentando en la mesa de honor a personajes como Tony Gali, Miguel Ángel de la Rosa, Ángel Alonso Díaz Caneja, Lolita Parra, Marcelo García, Blanca Alcalá, Ernesto Echeguren, Víctor Manuel Giorgana, y Alberto Amador


Selene Ríos Andraca

 

Enrique Doger Guerrero fue desairado por la estructura priista que perdió el pasado 4 de julio ante Rafael Moreno Valle; sin embargo, logró reunir un mosaico pluripartidista, desde la alcaldesa capitalina Blanca Alcalá Ruiz y Roberto Madrazo, hasta líderes de la megacoalición, diputados electos y miembros del equipo compacto del gobernador electo.


En la celebración de su cumpleaños, Enrique Doger Guerrero logró conjuntar a grupos antagónicos al zavalismo, al sentar en la mesa de honor a personajes como Tony Gali, Juan Carlos Natale, Miguel Ángel de la Rosa, Ángel Alonso Díaz Caneja, Lolita Parra, Marcelo García, Blanca Alcalá, Ernesto Echeguren, Víctor Manuel Giorgana, y Alberto Amador.


Aunque se rumoraba la asistencia del gobernador electo Rafael Moreno Valle a la celebración, su equipo de logística justificó la ausencia del mandatario electo argumentando que debido al mal clima su helicóptero no pudo despegar.


La fiesta de cumpleaños se tornó multicolor con la llegada de panistas, perredistas y ecologistas, y con la eventual asistencia de Rafael Moreno Valle, quien canceló su arribo pasadas las 15 horas.


Aunque Enrique Doger ha sido mencionado como uno de los aspirantes para dirigir al PRI en la próxima renovación del Comité Directivo Estatal, al parecer los rencores en su contra por parte de los marinistas y los zavalistas continúan, pues ningún priista perdedor del pasado 4 de julio osó pisar el salón Girasoles el sábado pasado.


Alejandro Armenta pretextó su ausencia por una reunión con sus pares en algún punto del país; el candidato perdedor de la gubernatura, Javier López Zavala, ni siquiera fue invitado y, por supuesto, ningún marinista recibió en su oficina la invitación del exalcalde capitalino.


Paradójicamente, Enrique Doger logró que diputados electos como Mario Riestra estuvieran en su cumpleaños, pero ningún legislador priista electo puso un pie; ni siquiera su amigo de lucha Jesús Morales Flores, quien ha acompañado al exalcalde capitalino a sus fiestas en los últimos años.


Blanca Alcalá arribó unos momentos con su hija Karina al salón Girasoles, rodeó detenidamente la mesa de los invitados especiales, saludó cortésmente a cada uno y pretextó ante cada persona que debía irse cuanto antes, pues tenía un bautizo.


Las tres sorpresas de la tarde fueron: el excandidato a la Presidencia de la República, Roberto Madrazo Pintado, amigo cercano de Enrique Doger desde hace años; el exvocero de la Presidencia foxista, Rubén Aguilar, quien llegó con su esposa, y Mario Ayón, de la Secretaría de Seguridad Pública.


Enrique Doger guardó sus discursos incendiarios o políticos y, cuando tomó el micrófono, se limitó a agradecer a sus colaboradores cercanos y a los amigos que respondieron a la invitación.

 

No hizo una sola referencia al PRI o a la derrota del pasado 4 de julio. Ni siquiera una burla contra Javier López Zavala, ni emitió una de sus frases favoritas: “Se los dije”. 

 

 

 

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas