Defiende Ocejo rescisión en contrato de Wayne Commerce


Dice que la empresa tenía la libertad de aceptar, o no, los nuevos términos


Señaló que el área a su cargo sólo avala que las cámaras que se solicitan tengan las conexiones correspondientes a la interface técnica y que funcionen


Luz Elena Sánchez


El titular de Administración y Tecnologías de la Información, Íñigo Ocejo Rojo, confesó ignorar si hubo cambios en el contrato con la empresa Wayne Commerce para la adquisición de 20 videocámaras, y aunque aceptó que podrían existir modificaciones en el contrato, arguyó que la empresa tenía la libertad de aceptar, o no, los nuevos términos por lo que negó arbitrariedades o alguna irregularidad en la recesión del contrato.


En entrevista señaló que el área a su cargo sólo avala que las cámaras que se solicitan tengan las conexiones correspondientes a la interface técnica y que funcionen correctamente, por lo que negó la intervención en los supuestos cambios en el contrato, lo que derivó en el incumplimiento de Wayne Commerce pues las modificaciones resultaron inconvenientes al elevar el costo de lo licitado: “Una vez que se hace la requisición y se tiene la parte técnica, SATI lo que hace es avalar esa parte técnica y decidir si está correcta o no, una vez que se haya decidido eso, ya no se puede dar ampliaciones”.


No obstante reconoció -tal y como lo denunció la empresa- que legalmente sí son posibles los cambios en las condiciones de trabajo, pero argumentó que estos tenían que haber contado con su aval, del mismo modo indicó que las denuncias sobre las irregularidades son sólo intentos de la empresa para defenderse: “Esas declaraciones por parte de la empresa me parecen un poco ilógicas, si ellos firmaron el contrato, lo revisaron antes de firmarlo, cómo pueden decir que se modificó si ellos no aceptan, lo que pasa es que en el contrato existe la posibilidad dependiendo de cuál sea el servicio contratado, de que puedas sobre la marcha hacer alguna modificación de temas que a lo mejor o por parte de la empresa o del Ayuntamiento convenga tener, no puedes tener todo perfectamente amarrado porque es un tema complicado cualquier modificación se hace para que acepten las dos partes, no puede llegar el Ayuntamiento y decir ‘ya lo modifique y hazle como quieras’; yo lo modifico como Ayuntamiento si es que se modificó no tengo idea, la empresa lo tiene que aceptar y si la empresa lo aceptó no entiendo cómo ahorita salen con el tema de que hubo modificaciones que ellos no aceptaron, si no las aceptaron que lo demuestren y ya”.


Por otra parte, a pesar de que la Comuna a través de la Secretaría de Seguridad Pública declaró rescindido el contrato con esta empresa por haberse superado el tiempo establecido para la instalación de los aparatos de vigilancia, desde el pasado viernes, aún mantiene en resguardo las videocámaras.


En este sentido el funcionario municipal al indicar que el problema con la empresa se reduce a un proveedor que no cumplió con su contrato, recordó que el asunto ya se turnó a la Contraloría, instancia que se encargará de definir el proceso de devolución del equipo -20 cámaras- a Wayne Commerce y de establecer las penalizaciones correspondientes, las cuales dijo pueden ascender a más de 500 pesos, por representar una fianza del 10 por ciento de los 5.4 millones de pesos que significaba el costo del servicio.


Ocejo Rojo descartó que el contratar a la empresa más barata haya constituido un error: “No hay errores (…) en este caso quedaron mal y punto (…) se pensó que iban a tener la capacidad, que iban a tener la parte económica, que iban a tener las herramientas para darlo y resultó que al final se hicieron bolas y no cumplieron”.


Debido a los problemas con la empresa dijo que se tendrá que contratar otra para obtener el servicio requerido, no obstante señaló que no se emitirá otra convocatoria si no que se contratará a la empresa que después de Wayne Commerce se haya considerado como una buena oferta: “Dentro de la Ley de Adquisiciones, cuando hay una recesión de contrato por incumplimiento de la empresa, las mismas empresas que participaron dentro de la licitación son las que suben en posición para que el comité decida cuál empresa pueda obtenerla mediante los criterios que se hayan fijado para aceptar la número uno, que se acepte a la número dos y que sea la que se vuelva proveedora del servicio”.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas