En 30 días determinan situación del alcalde de Tlatlauquitepec


Podría ser destituido, adelantó Mario Riestra Piña, presidente de la Comisión Inspectora


Yonadab Cabrera Cruz


El presidente de la Comisión Inspectora del Congreso del Estado, Mario Riestra Piña, informó que el Poder Legislativo tiene 30 días hábiles para destituir o no al alcalde de Tlatlauquitepec, Porfirio Loeza, por haber incurrido en desvío de recursos durante su primer periodo como presidente municipal de 2005 a 2008.


Ayer el actual munícipe de Tlatlauquitepec rindió su segunda y última comparecencia ante la Comisión Inspectora para desahogar las pruebas necesarias que demostraran que nunca desvió recursos públicos en su primer mandato como alcalde. Sin embargo, prefirió reservarse el derecho a responder los cuestionamientos que le hicieron los integrantes de dicha mesa de trabajo.


Al respecto, Mario Riestra señaló que el Congreso dio por culminadas las comparecencias del alcalde ante el Poder Legislativo y se agotó su derecho de audiencia, por lo que ahora los diputados tienen 30 días hábiles para determinar si el presidente municipal desvió recursos por 20 millones de pesos o no.


El legislador de extracción panista explicó que Porfirio Loeza se reservó el derecho a responder las preguntas que se le formularon, debido a que interpuso un amparo ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), pero a decir del diputado albiazul dicho amparo aún no ha sido abordado por la Corte.


“Se le ofreció la oportunidad de presentar pruebas adicionales, pero se reservó el derecho de responder, en tanto ellos comentan que el síndico municipal de Tlatlauquitepec interpuso una controversial constitucional ante la Suprema Corte de Justicia (SCJN) sin embargo nosotros sabemos que esta controversia ni siquiera ha sido admitida”.


E insistió en que el proceso que está llevando a cabo la Comisión Inspectora no será suspendido hasta que no haya una solicitud de la Corte, por lo que recalcó que tienen 30 días hábiles para decidir si desvió 20 millones de pesos o no y así destituirlo.


Por su parte, el alcalde de Tlatlauquitepec sentenció que el Órgano de Fiscalización Superior (OFS) y la Comisión Inspectora lo quieren destituir del cargo basándose en un argumento sin justificación, ya que nunca respondió a una notificación de domicilio, pese a que había cambiado de residencia desde el 2005, por lo que jamás recibió los avisos legales sobre el pliego de observaciones en su contra.


“Es la realidad de lo que está pasando, el OFS manifiesta que los funcionarios tenemos la obligación de notificar el cambio de domicilio. Yo en ese domicilio no vivo desde 2005, por ahí se fue el OFS, se agarró de eso, pero repito el amparo fue en contra de una mala notificación no en contra del asunto”, manifestó.


Finalmente, indicó que dicha obra tuvo un costo de 8 millones de pesos y fue licitada de manera legal y manifestó que también puede solventar las deficiencias administrativas y las irregularidades que le está achacando el OFS.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas