UNESCO sí retira nombramiento de Patrimonio de la Humanidad


Tal es el caso de Dresde, Alemania que lo perdió por realizar un puente de cuatro carriles sobre el río Elba


El 25 de junio de 2009, la organización de la ONU anunció, por primera vez en su historia, el retiro de la insignia a la ciudad alemana, cuyas autoridades ignoraron los llamados de la organización durante tres años


Selene Ríos Andraca


El riesgo que Puebla pierda la denominación de Patrimonio de la Humanidad que otorga la UNESCO a causa del viaducto Zaragoza es real, dado que la organización dependiente de la ONU ha sancionado la construcción de puentes y obras modernas en sitios históricos, tal y como ocurrió en Dresde, Alemania, conocido como Valle del Elba, que perdió la prestigiada denominación a causa de un puente de cuatro carriles sobre el río Elba.


Dresde es considerada una de las ciudades más bellas de Alemania, y se convirtió en región protegida por la UNESCO en 2004 dados sus palacios, monumentos, jardines y el río que atraviesa 18 kilómetros de la urbe alemana, que perdió la insignia a pesar de los llamamientos de atención de la organización mundial.


Puebla goza del título de Patrimonio de la Humanidad de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura desde 1986, debido a su arquitectura barroca, sus pasajes históricos y su gastronomía, y de acuerdo a urbanistas y especialistas en la materia, la Angelópolis pone en riesgo la insignia debido a la obra morenovallista que pretende construirse en la calzada Zaragoza y el bulevar 5 de Mayo, debido a que afecta la vista de la zona de monumentos.


El 25 de junio de 2009, la UNESCO anunció, por primera vez en su historia, el retiro de la insignia a la ciudad alemana, cuyas autoridades ignoraron los llamados de la organización durante tres años, bajo el argumento de que el puente había sido aprobado por los ciudadanos de esa comunidad a través del plebiscito.


En la actualidad dos ciudades han perdido la categoría, la primera fue el santuario del órix árbe en Omán, cuyas autoridades requirieron a la UNESCO retirarles la insignia con el objetivo de explotar el petróleo en esa región en 2007, y la segunda fue Dresde, según las publicaciones de 2009 de la agencia Reuters y El País.


De acuerdo a una revisión hemerográfica, la construcción del puente de cuatro carriles de orilla a orilla sobre el río Elba tenía estuvo en la congeladora más de una década, pero, debido a los cambios políticos en el Ayuntamiento la obra se decidió por referéndum en 2005, en el que dos tercios de la población avalaron la medida, a pesar de que la obra fue impugnada ante juzgados federales, las autoridades no pudieron detener la petición popular.


El País reportó el 25 de junio de 2009 que el Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO decidido retirar al Valle del Elba de la Lista del Patrimonio Mundial como con14 votos a favor, cinco en contra y otros dos en blanco.


El comité propuso al entonces alcalde de Dresde cancelar el puente y construir un túnel en su lugar para no afectar las vistas, pero las autoridades se rehusaron a hacer las modificaciones al trazo y la categoría fue retirada durante el mandato de la alcaldesa Helma Orosz, quien ante la notificación declaró: “Tenemos que aceptar esta decisión con pesar”.


“En 2007 se le concedió una prórroga, y en la última reunión del comité, en Québec (Canadá), se mantuvo en la lista con la confianza de que se pararía la construcción y se harían obras para reparar los daños causados al paisaje. En esa reunión se advirtió a Dresde de que, si el puente no se detenía y no se recuperaba el sitio, el Valle del Elba sería eliminado de la Lista del Patrimonio Mundial, como ahora ha ocurrido”.


De acuerdo al portal de noticias Dw-World.de Deutche Welle existen 31 monumentos en peligro que forman parte de la lista negra de la UNESCO.


“Las salitreras de Humberstone y Santa Laura en Chile, la reserva de río Plátano en Honduras, las ruinas de Chan Chan en Perú y el puerto y el centro histórico de Coro en Venezuela, por citar los ejemplos hispanohablantes, comparten puestos en la recopilación que hace la UNESCO de la herencia cultural amenazada. También el Valle del Elba en Dresde formaba parte del listado de 31 monumentos en peligro. No es la primera ciudad alemana que se ve citada en el incómodo compendio”.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas