Otra vez, diputados localesdesdeñan a Hernández Quintana


Sólo llegan tres legisladores y ningún miembro de la Comisión Inspectora al Tercer Coloquio Nacional del Derecho en la Fiscalización Superior


Ni funcionarios de la administración ni legisladores respaldaron el evento organizado por el titular del OFS en Puebla, pese a la presencia de representantes de todos los estados


Viridiana Lozano Ortíz / Yonadab Cabrera Cruz


Por segunda ocasión desde que inició la administración morenovallista y la LVIII Legislatura, la clase política poblana abandonó al titular del Órgano de Fiscalización Superior, Víctor Manuel Hernández Quintana, pues ni el presidente de la Gran Comisión ni funcionarios gubernamentales acudieron al Tercer Coloquio Nacional del Derecho en la Fiscalización Superior.


Al evento, que se llevó a cabo ayer en el Centro de Convenciones, sólo llegó el titular del Tribunal Superior de Justicia, David López Muñoz, y tres diputados locales: los panistas Josefina Buxadé e Inés Saturnino, y el petista Zeferino Martínez.


Desde el inicio de esta legislatura, cuya mayoría de diputados pertenece a Compromiso por Puebla, la cabeza del titular del OFS pende de un hilo, pues los legisladores han amenazado con removerlo del cargo con el pretexto de una reestructuración al órgano fiscalizador.


Luego, Hernández Quintana se vio envuelto en un escándalo por la filtración de la cuenta pública del Fideicomiso de la Reserva Territorial Atlixcáyotl-Quetzalcóatl a los medios de comunicación. Actualmente los diputados discuten la nueva Ley Orgánica del Congreso que facultará al órgano de gobierno para remover al auditor general de su cargo.


La primera vez que Hernández Quintana sufrió el desaire de la nueva clase política de la entidad fue apenas el 23 de julio cuando ni el gobernador del estado ni los legisladores locales asistieron al Segundo Foro Internacional y Tercero Nacional de la Fiscalización Superior en México en el que el invitado especial fue el titular de la Auditoría Superior de Fiscalización, Juan Manuel Portal Martínez.


Los ponentes que participaron ayer en el coloquio nacional fueron: Miguel Carbonell, John Ackerman, César Astudillo, Aimee Figueroa y Víctor Andrade Martínez.


Necesario analizar si la alternancia funciona en Puebla


El investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, John Ackerman, advirtió que con la llegada del PAN al gobierno del estado de Puebla, en la figura de Rafael Moreno Valle Rosas, los ciudadanos tendrán la tarea de analizar si realmente se logró una alternancia reflejada en una mayor transparencia y en un mejor ejercicio del poder.


“Tenemos que preguntarnos aquí en Puebla si la alternancia en el poder realmente va a implicar una verdadera democracia, una nueva forma de ejercer el poder, es una pregunta que yo no puedo responder, es la gran duda, pero conforme vaya avanzando esta alternancia tenemos que irnos preguntando si realmente tenemos un cambio de régimen o no”.


Ackerman dijo que los gobiernos de alternancia, principalmente la llegada del PAN a la Presidencia de la República, no han significado un verdadero cambio en la administración pública: “Los gobernantes han llegado a administrar el mismo gobierno, el mismo aparato”.


Durante su ponencia “Autonomía y rendición de cuentas: el reto del Estado mexicano”, el investigador dijo que los órganos fiscalizadores tienen “que ser motores de recuperación de la confianza y participación ciudadana” a través de una correcta revisión en el ejercicio de los recursos.


Castigo a los corruptos para recobrar la confianza ciudadana


El académico de la UNAM, Miguel Carbonell, sentenció que para que los ciudadanos vuelvan a creer en los políticos, en el sistema político mexicano y en los gobernantes, es necesario que se “pongan los pantalones o las faldas” y se castigue a los corruptos, pues de lo contrario los discursos sobre sancionar las acciones de corrupción quedarían en las palabras.


Durante su ponencia titulada “Corrupción: tipos y causas”, el doctor en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid, enumeró la corrupción en nueve categorías, pero además señaló que de acuerdo a mediciones internacionales, los mexicanos destacan porque tienen una percepción alta sobre la corrupción.


Miguel Carbonell precisó que el 52 por ciento de los mexicanos cree que las medidas para combatir la corrupción son ineficaces; el 76 por ciento de los mexicanos considera que la corrupción es generalizada, es decir que piensan que todos los servidores públicos, representantes populares, entre otros, son corruptos; mientras que el 35 por ciento de los connacionales cree que ha sido víctima de un acto de corrupción.


Los nueve actos de corrupción que enumera el académico de la UNAM son: soborno, extorsión, arreglos, alteración del mercado, especulación financiera, parcialidad, colusión privada, uso de información privilegiada y malversaciones de fondos públicos.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas