Se burlan de Peña Nieto en las redes


Su “librería”


“He leído varias telenovelas”, responde el aspirante presidencial del PRI en la FIL, respecto de las obras que han marcado su formación


Jorge Cisneros/ 24Horas


En la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, Enrique Peña Nieto se tropezó con una pregunta sencilla y los usuarios de redes sociales no se lo perdonaron.


Ante un auditorio con mayoría de priistas, al aspirante presidencial le preguntaron qué libros habían sido importantes en su vida. “He leído varias telenovelas”, respondió el exgobernador del Estado de México. Junto a él, el diputado federal Trinidad Padilla López, hermano del presidente de la FIL, miró hacia arriba, se llevó la mano a la cara y volteó a ver a la esperanza de su partido. No hizo comentarios, pero su incomodidad fue evidente.


Tal vez Padilla anticipaba la reacción. El video del incidente y las penurias de los casi cinco minutos siguientes, colocado ayer en el sitio de internet elrespetable.com que dirige un grupo de periodistas jaliscienses, pasó de 800 vistas por la mañana a 21 mil hacia las cuatro de la tarde.


La dificultad de Peña Nieto para recordar los nombres de tres libros importantes en su formación se convirtió en trendingtopic de la red social Twitter y dio origen a una cascada de bromas y sátiras en el ciberespacio. En Twitter se creó el hashtag “la librería de Peña Nieto” y abundaron las comparaciones entre él y Ninel Conde, la modelo célebre por confundir el surimi con el tsunami que arrasó Indonesia hace cinco años.


De acuerdo con el programa, Peña Nieto, quien hace un par de semanas presentó su libro México, la gran esperanza, acudió a la FIL para pronunciar una conferencia magistral, la única de ese día.


Para marcar la importancia del acto estuvo acompañado por Padilla, exrector de la UdeG, presidente de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados, cargo que heredó de Tonatiuh Bravo Padilla, también exrector de la Universidad tapatía y, como su hermano, incondicional de Raúl Padilla, quien no sólo domina la casa de estudios sino al PRD estatal.


De acuerdo con el suplemento “Al FILo”, de La Jornada Jalisco, el viernes los directores de las preparatorias de la UdeG hicieron una convocatoria a los estudiantes para acudir “sin útiles ni líquidos” a la conferencia para mostrar que la juventud está con el mexiquense.


El hecho fue que un auditorio Juan Rulfo lleno escuchó a Peña Nieto equivocarse con los nombres de los libros, ya que dijo haber leído La silla del águila, que atribuyó erróneamente a Enrique Krauze porque es obra de Carlos Fuentes; tampoco atinó a recordar el título de Siglo de caudillos, del mismo autor, y se enredó todavía más al decir que había leído la antítesis de este libro, algo sobre las mentiras.


“¿Pinocho?”, aventuró una mujer, lo que causó las risas generalizadas y obligó al priista a cerrar diciendo que “no podría citar un libro que haya marcado de manera específica mi formación”, pero el daño estaba hecho, las críticas fueron implacables. Falta saber qué tanto molestó a Krauze y Fuentes que los haya confundido, sabiendo que desde hace años se profesan una profunda y mutua antipatía.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas