Falta de transparencia y certeza jurídica anclaron a Puebla: IP


Líderes empresariales señalan que la mejor calificación del gobierno marinista fue otorgada el 4 de julio, cuando se votó en contra del proyecto transexenal


Osvaldo Macuil Rojas


Presidentes y expresidentes de diferentes cámaras empresariales de Puebla coincidieron en que el estado no logró aterrizar inversiones importantes en el sexenio de Mario Marín, en gran medida por la falta de certeza jurídica y transparencia, evitando que se generaran los empleos que requieren los poblanos.


De cara al mensaje de despedida que dará Mario Marín el día de hoy en el Centro Expositor, los empresarios sostuvieron que la mejor calificación que puede recibir el gobierno estatal ya fue otorgada el pasado 4 de julio, cuando la ciudadanía votó en contra del proyecto político del gobernador saliente.


El expresidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Luis Mora Velasco, indicó que el gobierno del estado gastó demasiados recursos del erario para limpiar la imagen del mandatario tras el escándalo suscitado con Lydia Cacho en 2005.


“El caso Cacho-Marín, a mí me tocó todo el proceso en la Suprema Corte de Justicia, los 24 meses que se llevó y acabó con el veredicto de la misma; se gastó mucho en publicidad para limpiar la imagen del gobernador, son recursos que se dejaron de aplicar al estado”, indicó el empresario que presidió la Coparmex del 2007 al 2009.


Consideró que una vez que el gobernador salió airoso del escándalo que marcó el sexenio, vino el desgaste político, pues los secretarios de estado descuidaron sus funciones, ya que la mayoría levantó la mano para convertirse en el candidato del Partido Revolucionario Institucional a la gubernatura y a la presidencia municipal.


La industria automotriz, detalló, no fue detonada por el estado, pues se ha presumido que es una de las de mejor comportamiento en la administración; sin embargo, “esa industria se potenció sola, hizo sus propias inversiones, hizo su trabajo y no hubo un apoyo de promoción”.


“Lo mejor es que ya pasó”, aseguró el empresario en alusión a la conclusión del sexenio de Mario Marín. Señaló que la calificación de su gestión es aprobatoria, pero de panzazo, pues los presupuestos anuales con que contó nunca se vieron reflejados en el desarrollo del estado.


En tanto, el actual presidente de la Coparmex, Francisco Rodríguez Álvarez, señaló que la calificación que recibe el sexenio ya la pusieron el 4 de julio pasado, al no votar nuevamente por el PRI, reprobando con ello a Mario Marín: “La calificación ya se la dieron los ciudadanos el 4 de julio anterior, donde definitivamente no fue aprobatoria porque no continúa un proyecto político emanado de su partido”.


Si bien reconoció a la seguridad y la paz laboral como los puntos a destacar de la administración saliente, resaltó que la transparencia y la impartición de justicia fueron los puntos flacos. Este último, aseveró, se comprobó con las grabaciones telefónicas de Mario Marín con Kamel Nacif, pues se dejó la percepción de que en Puebla la justicia la ejercía un solo hombre, lo cual repercutió en la atracción de inversiones privadas al territorio poblano en el resto del sexenio.


“En su momento esto afectó al desarrollo económico de la entidad, si bien salió absuelto, no podemos dejar de reconocer que tuvo una afectación de carácter económico y de percepción para el país”, añadió Rodríguez Álvarez.


Por su parte, el presidente de la Cámara de Comercio de Puebla (Canaco), Alfredo Arizmendi Domínguez, declaró que el hecho de que Rafael Moreno Valle haya ganado la elección a gobernador “mostró que la ciudadanía había perdido la confianza en materia de certeza jurídica, de transparencia y de eficiencia gubernamental. Sí influyó en las elecciones, la gente votó en contra”.


“En los puntos que pudieron haberse mejorado está el tema de la transparencia, el manejo de los recursos, la impartición de justicia. El sexenio queda marcado con esos problemas”, dijo tras mencionar que a pesar de ello el gobierno del estado deja obras como el Centro Expositor para detonar el desarrollo del estado y una buena posición para Puebla en materia de seguridad.


El expresidente de la Canaco, Antonio Garay Orea, sostuvo que la detonación de “La célula” y la conclusión del Centro Expositor son los pendientes de la administración marinista; además de coincidir con los demás empresarios en el nulo crecimiento en materia de transparencia y competitividad para el estado.

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas