Anciana se cose los labios en protesta


Señaló que la sentencia contra su hijo no tiene sustento


A la queja de la mujer se sumó Verónica Gutiérrez Rossette, activista de la Alianza Fraternal Suprema en Defensa de los Derechos Humanos


Daniel Hernández Cruz


Estela Alzaldúa, una mujer de 80 años, decidió protestar cosiéndose los labios para llevar a cabo una huelga de hambre con el fin de denunciar que la sentencia dictada a su hijo por fraude fiscal es una acusación que carece de sustento. Es más, advirtió que si las autoridades no le hacen caso se crucificará.


La mujer, quien dijo ser química y escritora, señaló que su hijo José Rafael Rentería Alzaldúa está encarcelado desde hace dos años, acusado y recluido en el penal de San Miguel por un fraude fiscal de 13 millones de pesos, situación asentada en el proceso penal 15/2001.


La mujer acudió acompañada del activista Antonio Fernández Sánchez, de la Alianza Fraternal Suprema en Defensa de los Derechos Humanos, quien señaló que las acciones de la mujer seguirán aumentando hasta que sea liberado: “Cansada de ver a su hijo encarcelado injustamente, la química y escritora Estela Alzaldúa, de 80 años de edad, advirtió con crucificarse si las autoridades no le ofrecen una solución. De igual forma, la señora se cosió los labios con hilo de sutura nylon para iniciar una huelga de hambre como medida de protesta para que liberen a su primogénito”.


El activista aseguró que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público ya informó a la juez Tercero de Distrito que en el sistema de la dependencia federal no existe ningún adeudo ni delito que perseguir.


A la protesta de la mujer se sumó Verónica Gutiérrez Rossette, activista de la Alianza Fraternal Suprema en Defensa de los Derechos Humanos, quien también se cosió la boca.


Loa activistas anunciaron un plantón en los juzgados federales hasta que José Rafael Rentería obtenga su libertad.

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas