Reconoce Aguilar Viveros mediocridad legislativa


En el último Informe de Labores de la LVII dijo que pudieron haber hecho muchos más


Viridiana Lozano Ortíz


Durante el último Informe de Labores de la LVII Legislatura, Humberto Aguilar Viveros, presidente de la Gran Comisión, reconoció la mediocridad de las reformas a la Ley de Transparencia aprobadas por la mayoría priista durante el primer año de la LVII Legislatura, al considerar que “pudimos haber avanzado en la ley para que quedara mejor calificada”.


No obstante, el coordinador de la bancada de diputados del PRI minimizó el hecho de que las reformas a la Ley de Transparencia continúen impugnadas en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), pues a su parecer “si realmente se violentara la Constitución, la Corte ya habría resuelto el caso”.


El 18 de julio de 2008 la aplastante mayoría priista en el Congreso local aprobó reformas a la Ley de Transparencia con las que cerraron la posibilidad de hacer públicas las declaraciones patrimoniales, negaron la autonomía a la CAIP, y dificultaron el proceso de recursos de revisión.


Dos años después los mismos diputados priistas legislaron para dar autonomía Constitucional a la CAIP -según les ordenó Javier López Zavala, entonces candidato a la gubernatura-; no obstante, nunca crearon la ley que regule al órgano garante, por lo que la autonomía no podrá ejercerse.


Al respecto, Aguilar Viveros intentó defenderse con el argumento de que el diputado Jorge Ruiz Romero, presidente de la Comisión de Transparencia, dejó integrada una propuesta de Ley de Transparencia que podrá ser retomada por los diputados electos para completar el procedimiento para dar autonomía a la CAIP.


Marín no fue el


“gran legislador”


El líder del Congreso, Humberto Aguilar Viveros, rechazó que el gobernador del estado se haya convertido en el “gran legislador” del Congreso, bajo el argumento de que 4 o 5 iniciativas del Ejecutivo no fueron aprobadas.


Lo anterior luego de que durante su discurso el legislador petista Pepe Momoxpan acusara a la mayoría de sus correligionarios de haberse vendido a los intereses de la administración marinista.


“Nunca negocié o vendí un voto y me siento orgulloso de eso, podrán ser críticos de mi vestido, de mi forma de hablar, pero es un orgullo no ser como los que me critican, quienes negocian en lo oscurito y de espaldas al pueblo, los que anteponen intereses económicos y políticos al interés superior del bienestar y la felicidad del pueblo”.


A pesar de que los legisladores panistas fueron los más acérrimos críticos de la administración marinista y del sometimiento de la LVII Legislatura a los caprichos del gobernador, Leonor Popócatl Gutiérrez pronunció un discurso conciliador y reconoció -con lágrimas en los ojos- la labor de sus compañeros de bancada.


Por su parte, la diputada perredista Irma Ramos Galindo, quien fue una de las integrantes del frente amplio marinista, se mordió la lengua al acusar al dirigente estatal del sol azteca, Miguel Ángel de la Rosa Esparza, de prostituir los intereses de los ciudadanos por intereses personales, mezquinos y avariciosos.


Numeralia


177 sesiones del Pleno


656 sesiones de Comisiones y Comités


2 mil 306 decretos aprobados


468 acuerdos


25 nuevas leyes

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas