Regidores priistas abandonan a Lazcano


Por ello el síndico retiró su propuesta en la sesión de Cabildo para crear el reglamento del Servicio Civil de Carrera


Dicho reglamento busca que en las futuras administraciones los trabajadores municipales de base y de confianza tengan continuidad en sus cargos o aspiren a otros de mayor nivel en base a su experiencia y conocimiento


Luz Elena Sánchez


El síndico municipal Román Lazcano Fernández tuvo que retirar de la orden del día de la sesión de Cabildo su propuesta para implementar el reglamento del Servicio Civil de Carrera para la Administración Pública de la capital, ya que fue abandonado por el grupo de regidores del PRI que secundaron la exigencia panista de que se “echara para abajo la iniciativa”, con el argumento de que con éste se pretendía “sembrar” a funcionarios para continuar en la próxima gestión municipal.


Dicho reglamento busca que en futuras administraciones los trabajadores municipales de base puedan acceder a mandos medios o mandos superiores. Asimismo, que los trabajadores de confianza puedan tener un procedimiento de escalafón para poder seguir ascendiendo en la administración pública municipal.


“Con esto se puede crear funcionarios públicos municipales que tengan previo conocimiento de cada uno de los temas de la propia administración pública municipal, porque hay una curva de aprendizaje (…) Al momento en que entran funcionarios desconocen mucho conocimiento técnico que requieren dentro del gobierno municipal y que también debe ser del gobierno estatal (…) Nos retiramos el día 16 de febrero y a esa hora tienen que estar funcionarios que deben de tener los conocimientos legales y técnicos en materia de alumbrado público, de desechos sólidos y en materia de bandos de policía y gobierno”, explicó el síndico.


Durante la sesión de Cabildo, los regidores de la fracción panista argumentaron que el síndico no cumplió los lineamientos para presentar el punto de acuerdo, por lo que promovieron que se desechara.


No obstante, Lazcano Fernández señaló que la oposición real de los panistas proviene de la negación de que con Rivera Pérez pudieran participar funcionarios de otros partidos políticos o trabajadores que estuvieron con Alcalá Ruiz.


En este sentido, confió que durante la administración del alcalde electo Eduardo Rivera Pérez no haya una cacería de brujas contra los trabajadores de confianza que laboraron en el gobierno de Blanca Alcalá Ruiz: “Así lo manifestó el regidor Pablo Montiel. Quedó claro que hay personas que trabajaron con Blanca Alcalá Ruiz y que ahora por esa circunstancia no deban estar. ¿Qué, entonces va a venir una cacería de brujas en la próxima administración?”.


Entrevistado, Pablo Montiel solana señaló que el acuerdo no venía firmado por dos integrantes del Cabildo, por lo que era improcedente y que la propuesta pretende reglamentar “algo que ya está reglamentado”, por lo que el nuevo reglamento deja una indefinición jurídica: “Cuando hay un asunto en el que tengas que referirte al reglamento, ¿a cuál de estos te vas a referir? (…) El Coremun en el artículo 33 contempla el Servicio Civil de Carrera. La propuesta no tenía ni pies ni cabeza”.


Agregó que el síndico municipal propuso que todos los trabajadores de confianza, al momento de ser aprobado su reglamento, se consideren evaluados y aprobados: “Va contra el espíritu civil de carrera, que establece que si hay dos personas compitiendo por un puesto se evalúen, y al más capacitado se le otorgue el puesto. Él pretende decir que mis cuates se quedan evaluados y aprobados, y en los puestos y para quitarlos. Según los procedimientos se tiene que convocar a un concurso, y a ver quien les gana, es un asunto fuera de las proporciones”.


Finalmente, descartó que la oposición de este punto radique en dejar afuera a todos los trabajadores que laboran en la presente administración.

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas