Alcalá heredará 3 mil pendientes legales a Rivera


La munícipe justifica su hermetismo ante los casos de ITO y DISA


La alcaldesa y el presidente municipal electo sostuvieron su noveno encuentro como parte del proceso de entrega-recepción. La tarde de ayer analizaron el estado que guarda la Sindicatura


Luz Elena Sánchez


La administración blanquista heredará al gobierno municipal de Eduardo Rivera Pérez alrededor de 3 mil asuntos legales que se tendrán que resolver durante el próximo trienio.


Lo anterior se informó durante el encuentro que Rivera Pérez sostuvo con la alcaldesa capitalina Blanca Alcalá Ruiz con el objetivo de conocer las funciones principales de la Sindicatura Municipal y del área de Transparencia.


Al respecto, Ernesto Bojalil Andrade, síndico municipal electo, abundó que los procesos heredados representan una enorme responsabilidad para la próxima administración: “Es una gran responsabilidad asumir la continuidad y el seguimiento a esos asuntos”.


Del mismo modo, señaló que la munícipe no aportó cifras ni detalles que pudieran clasificar los pendientes, por lo que dijo que el próximo gobierno está imposibilitado para emitir alguna opinión: “No tenemos información para determinar montos ni cuantías o plazos específicos”.


No obstante, Alcalá Ruiz aseguró que la existencia de estos trámites no quiere decir que haya algún rezago en los procesos: “En trámite, dando los plazos jurídicos, existen muchos elementos, que es distinto hablar de que hay rezagos”.


En este contexto, Rivera Pérez se comprometió a asumir la responsabilidad de los casos cuando tome posesión y detalló que será hasta el 15 de febrero cuando asuma legalmente el cargo, cuando pueda conocer a profundidad todos los litigios en los que se involucrará su gobierno.


Sin embargo, aseveró que de acuerdo con información de la presidenta municipal no hay ningún proceso legal que, de no atenderse a la brevedad, pueda perderse: “No hay plazos legales urgentes que, al asumir la Sindicatura, pudieran caducar y ponerlos en riesgo”.


La edil justificó su hermetismo en temas importantes como la demanda a ITO y de DISA, al señalar que son asuntos que continuarán desarrollándose: “Es una ciudad que siempre tiene nuevos procesos que se tienen que ir desahogando”, por lo que será hasta el fin de su administración cuando entregue el total de las cuentas y su perspectiva de seguimiento.


Indicó que el 98 por ciento de los asuntos pendientes fueron heredados de administraciones anteriores y el resto son procesos que se emprendieron durante el trienio.


Ante la interrogante de si se podrá emprender un juicio en contra del actual síndico, Román Lazcano, Rivera Pérez pidió no especular sobre el asunto, pero señaló que cuando tenga los expedientes de la Sindicatura y de toda la administración se actuará de acuerdo a lo que mandata la ley: “Vamos a revisar de manera integral lo que nos corresponde de toda la administración, no estamos en ninguna actitud de cacería ni linchamiento, pero tampoco de omitir nuestra responsabilidad de revisar lo que se nos vaya a entregar y de cumplir la ley como nos corresponde”.


En cuanto al tema de transparencia y acceso a la información, el próximo edil aseveró que Alcalá Ruiz le entregó un informe puntual sobre las tareas a realizar como parte de las políticas públicas de su administración, con el fin de garantizar la transparencia y la rendición de cuentas.

 

Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas