Diputados del PRD y PANAL violan estatutos y declaración de principios


Los legisladores perredistas José Antonio Gali, Eric Cotoñeto y Jorge Garcilazo, así como los panalistas Guillermo Aréchiga, Héctor Alonso Granados, Hugo Alejo Domínguez y Enrique Nácer Hernández votaron en abstención y en contra de incluir en la Carta Magna la no discriminación a las personas por su orientación sexual


Selene Ríos Andraca


Los siete diputados locales emanados de las filas del PRD y de Nueva Alianza que se negaron a elevar a rango constitucional la no discriminación a las personas por su orientación sexual, violentaron los estatutos de sus institutos políticos, así como sus Programas de Acción y Declaración de Principios, por lo que podrían ser sancionados o expulsados de sus partidos políticos.


El lunes pasado, los legisladores perredistas José Antonio Gali, Eric Cotoñeto y Jorge Garcilazo, así como los panalistas Guillermo Aréchiga, Héctor Alonso Granados, Hugo Alejo Domínguez y Enrique Nácer Hernández votaron en abstención y en contra de incluir en la Carta Magna la no discriminación a las personas por su orientación sexual.


Héctor Alonso, emanado de las filas de Nueva Alianza, subió a tribuna para argumentar su voto en contra de la comunidad lésbico, gay, bisexual, travesti, transexual, transgénero e intersexual, apelando a la idiosincrasia de los poblanos: “Para no herir susceptibilidades en el texto sólo dejaremos preferencias”.


En tanto, el perredista Eric Cotoñeto, quien rechazó desde la Comisión de Gobernación la propuesta de incluir “orientación sexual” en el apartado de discriminación en la Constitución poblana, enfatizó que la palabra “preferencias” abarcaba el ámbito sexual de las personas, por lo que no era necesario especificarlo.


Durante la votación de la propuesta hecha por el priista Lauro Sánchez, los diputados Antonio Gali y Eric Cotoñeto votaron en abstención, mientras que los panalistas Aréchiga Santamaría, Héctor Alonso Granados, Enrique Nácer y el perredista Jorge Garcilazo sufragaron en contra de la propuesta.


Las violaciones a los documentos básicos del PRD


Los estatutos del sol azteca señalan en sus numerales 14 y 18, el cumplimiento a los documentos básicos del partido registrados ante el Instituto Federal Electoral y que cualquier militante está obligado a cumplir, desde el momento en que solicita su afiliación o, de lo contrario, será acreedor a sanciones, amonestaciones o expulsión.


El capítulo cuarto de la Declaración de Principios del sol azteca denominado “Transversalidad y paridad de género” se estipula que: “El PRD ratifica su compromiso de garantizar el acceso pleno al ejercicio de todos los derechos de las personas con orientación sexual diversa así como para eliminar todo tipo de discriminación contra cualquier expresión de diversidad sexual”.


En el apartado uno llamado “Nuestra historia, nuestra identidad”, el documento obliga a los militantes a asumir los compromisos sociales del partido: “El PRD se solidariza e identifica con (…) el movimiento lésbico, gay, bisexual, transexual y transgénero”.


En el capítulo segundo de la Declaración de Principios del PRD se señala: “El PRD no intenta imponer una moral pública ni mucho menos sancionar la vida privada de las personas. Exige de sus miembros, sobre todo de su dirigencia, sus representantes populares, funcionarias y funcionarios públicos, el respeto a la libertad, autonomía y dignidad de las personas, sin importar género, edad, raza, orientación sexual, expresión e identidad sexogenérica o condición social”.


Los tres perredistas violentaron también el Programa de Acción de su partido, registrado ante el Instituto Federal Electoral, pues se establece en el capítulo primero con respecto a los derechos humanos, la lucha del sol azteca para evitar la discriminación de las personas por su orientación sexual, raza, color de piel, idioma y demás vertientes.


En el capítulo “Transversalidad y paridad de género” se establece que los representantes populares promoverán el respeto a la orientación y promoverán el reconocimiento jurídico de las parejas de mismo sexo.


“Se promoverá el respeto a la identidad y expresión sexogenérica y los derechos humanos de las personas con orientaciones sexuales distintas a la heterosexual, por lo que se impulsarán reformas legales y la creación de instituciones como un centro especializado en la defensa de este sector. El PRD promoverá el reconocimiento jurídico de las parejas del mismo sexo y las diferentes formas de cohabitación que los particulares elijan entre sí. También promoverá la penalización de la discriminación y los crímenes de odio”.


La violación de los documentos básicos de Nueva Alianza


El Partido Nueva Alianza señala en su artículo siete de los estatutos que es obligación de los militantes: “Cumplir los estatutos y conocer, enriquecer, difundir e impulsar la Declaración de Principios, el Programa de Acción y las plataformas electorales de Nueva Alianza”. Sin embargo, los cuatro diputados emanados de Nueva Alianza, contrariaron su Declaración de Principios y su Programa de Acción, ambos documentos registrados ante el Instituto Federal Electoral.


En el apartado primero llamado “Principios políticos” de la Declaración de Principios se enfatiza el respeto y la protección de las minorías, como es el caso de la comunidad LGBTTTI.


El Programa de Acción enfatiza sobre las obligaciones de los militantes a generar oportunidades de los seres humanos: “(…) Afirmamos nuestro compromiso de generar igualdad de oportunidades en la competencia política, económica y demás ámbitos sociales, sin importar cuestiones de condición social, edad, género, raza, capacidades diferentes, preferencia sexual, religión o ideología”.


Asimismo, el documento resalta la lucha por la igualdad, tolerancia, libertad y la dignidad de las personas: “Nos comprometemos a escuchar a las minorías y a establecer un consenso que logre satisfacer a todos los ciudadanos”.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas