Asesinan a joven en Cuernavaca y lo tiran en Atlixco


Después de dos meses identificaron al cadáver


De acuerdo con las pruebas de los peritos de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) el joven de 24 años perdió la vida a consecuencia de asfixia por enterramiento, pues presuntamente sus agresores lo dieron por muerto y lo enterraron


Daniel Hernández Cruz


Después de dos meses de desaparecido se conoció el paradero del joven Jethro Ramsés Sánchez Santana, quien fue entregado a miembros del Ejército Mexicano por la Policía Federal de Morelos por supuestos vínculos con la Familia Michoacana, su cuerpo fue encontrado el 8 de mayo en Atlixco, estaba semienterrado, pero fue hasta hace dos días cuando se supo su identidad.


El 8 de mayo la Procuraduría General de Justicia inició la averiguación previa 725/2011/Atlixco para esclarecer el homicidio de una persona que fue encontrada sin vida en el paraje La Ocotera.


En el lugar se encontró una varilla de aproximadamente un metro de largo con la que la víctima recibió varios golpes en la cabeza que le provocaron un traumatismo craneoencefálico; sin embargo, esa no fue la causa de la muerte.


De acuerdo con las pruebas de los peritos de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) el joven de 24 años perdió la vida a consecuencia de asfixia por enterramiento, pues presuntamente sus agresores lo dieron por muerto y lo enterraron.


El cuerpo fue localizado gracias a que vecinos de la zona detectaron que perros de la zona estaban desenterrando el cadáver del que ya se habían comido parte del brazo.


Hace dos días y luego de pruebas de ADN realizadas al cadáver y a los familiares se determinó que el cuerpo pertenecía a Jethro Ramsés Sánchez Santana. Sus familiares lo vieron por última vez con vida el primero de mayo cuando fue detenido por la Policía Municipal por participar en una riña en la feria de Cuernavaca, Morelos.


De acuerdo con la información difundida en medios de comunicación nacionales Sánchez Santana iba acompañado de su amigo Horacio Cervantes Demessa que fue torturado y abandonado en un paraje de Coatetelco en el municipio de Miacatlán.


Los jóvenes se vieron inmiscuidos en una riña en la feria y fueron detenidos por la Policía Municipal. Los jóvenes presuntamente amenazaron con que habría represalias si no los dejaban en libertad pues pertenecían a La Familia Michoacana.


La situación alertó a las corporaciones policiacas por lo que los jóvenes fueron entregados a elementos de la Policía Federal y estos posteriormente los entregaron al Ejército mexicano de esa zona.


Versiones periodísticas señalaron que a los jóvenes les vendaron los ojos y se los llevaron a la zona militar en donde fueron torturados; sin embargo su compañero fue dejado en libertad y regresó a narrar los hechos.


Luego de varios días de no saber del paradero los familiares de Sánchez Santana lo buscaron en todas las corporaciones policiacas y en el Ejército cuyas autoridades negaron tenerlo detenido.


Las investigaciones y pruebas de ADN revelaron que a Jethro Ramsés Sánchez Santana fue golpeado y enterrado aún con vida en el paraje La Ocotera perteneciente a la comunidad de Tochimilco en Atlixco.


Con esto se descubre que los elementos de Ejército fueron los responsables de la muerte del joven y, mediante un comunicado, se informó que dos oficiales subalternos fueron consignados por la Procuraduría General de Justicia Militar ante el juez 5 Militar adscrito a la I Región Militar por su presunta responsabilidad en la comisión de los delitos de violencia contra las personas detenidas. En el caso de Jethro es por homicidio calificado y en el de Hernández Demessa por tortura.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas