El “Niño Pastor” enfrenta su realidad


Ayer, se dio cuenta que no tiene un brazo y le preguntó a su madre que cuándo le volverá a crecer


La disminución en la dosis de analgésicos hizo que Osvaldo Zamora Barragán comience a darse cuenta de los estragos que le causo en su cuerpo el estallido de una granada


Elvia García Huerta


“Mamá, ¿cuándo me crecerá mi bracito?”, dijo Osvaldo Zamora Barragán al percatarse que ya no contaba con su brazo derecho tras explotarle una granada el pasado 19 de julio en el municipio de Petlalcingo, detalló su tía Amparo Barragán, quien mencionó que el pastorcito aún desconoce que también su pierna derecha fue amputada.


Ayer, el niño se enfrentó a la cruel realidad y por primera vez después de varios días se percató que perdió su brazo derecho, pues al estar más conciente se dio cuenta que su extremidad ya no estaba. Inmediatamente preguntó a sus padres, quienes no supieron contestar. Nuevamente Osvaldo insistió: ¿cuándo me crecerá mi bracito?


Ante la disminución de la dosis de analgésicos, el niño pastor ha comenzado a sentir los estragos de la granada que causó grandes daños a su cuerpo y las consecuencias que conllevará las pérdidas.


En entrevista para CAMBIO, Amparo Barragán detalló que los padres de Osvaldo son los únicos que han entablado el tema de la pérdida de su brazo, ya que el niño no ha querido comentar más de la situación.


Con la voz entre cortada y con un rostro cansado, la tía del pastorcito comentó que ella sólo lo ha podido ver dos veces, en tanto sus padres ya han platicado más con él, “al parecer Osvaldo ya se dio cuenta de su bracito y le pregunta a su mamá si le nacerá, pero de la pierna amputada no sabe nada”.


En este sentido indicó que por estar en proceso de desarrollo, Osvaldo requerirá de mucho apoyo, pues aun cuando está despierto todavía no asimila la situación en que se encuentra, tras la explosión de una granada que pisó accidentalmente cuando caminaba por su comunidad en el municipio de Petlalcingo, el 19 de julio.


“Yo no me quiero sentir más impotente, aunque no sea mi hijo es mi sobrino, es parte de mí, y no quiero pensar que quede desprotegido cuando salga del hospital”.


Amparo Barragán señaló que a pesar de que en días pasados Osvaldo presentará una ligera fiebre, los médicos han hecho todo el esfuerzo humano para mantener estable a su sobrino y lo más importante tratar de salvar su pierna izquierda.


Señaló que en estos días aún está grave la salud de Osvaldo, pero estable, “gracias a Dios no ha habido un retroceso y poco a poco mi sobrino ha reaccionado con tranquilidad”.


Apoyo de por vida


Amparo Barragán, tía del pastorcito, agradeció la ayuda que el gobernador Rafael Moreno Valle Rosas ha proporcionado a su sobrino, al mismo tiempo de exhortar que dicha asistencia no sea sólo durante su sexenio sino de por vida.


“Esperemos que la ayuda del gobernador no sea únicamente por su sexenio sino que continúe cuando mi sobrino salga del hospital y se le dé la rehabilitación, así como (se le apoye) con la compra de la prótesis”.


La tía de Osvaldo Zamora Barragán señaló que a pesar de los 6 mil pesos que mensualmente recibirá su sobrino por parte del gobierno del estado no se remediará el daño que el pastorcito ha sufrido por la pérdida de sus extremidades, ha sido de gran apoyo para sobrevivir en estos días en la entidad, pues indicó que a diferencia del recurso que su papá enviaba desde los Estados Unidos no oscilaba en más de 2 mil pesos.


“Le pido al gobernador que de por vida ayude a mi sobrino en su rehabilitación ya que las prótesis son carísimas y Osvaldo necesitará más que una; me pongo a pensar y lo único que pedimos es lo justo, que nos apoyen en una vivienda digna, así como la indemnización de sus extremidades”.


Al cuestionarle en qué están utilizando los familiares de Osvaldo los 6 mil pesos que Moreno Valle Rosas ha entregado, Amparo Barragán dijo desconocer el destino de los recursos.


El Ejército es responsable


A pesar de que el gobernador Rafael Moreno Valle Rosas en días pasados asegurará que los elementos de la 25 Zona Militar no son los culpables del incidente donde Osvaldo Zamora Barragán resultó gravemente herido por un granadazo en el municipio de Petlalcingo, Amparo difiere de la opinión del mandatario y culpó totalmente al Ejército Mexicano por el accidente de su sobrino.


Del mismo modo, Amparo Barragán rechazó que en el municipio de Petlalcingo exista la presencia de células de la delincuencia organizada: “En mi pueblo no hay crimen organizado, porque si existiera habría mansiones y los ciudadanos no tendríamos que ir al campo a cuidar animales”.


Asimismo, destacó que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) le entregó un oficio señalando que fue una granada la que le explotó a su sobrino, descartando las versiones que haya sido un petardo o un cohetón, por lo que insistió que los militares son los responsables del incidente de Osvaldo Zamora: “Fueron los militares y nadie más”.


Finalmente destacó que lo único que quiere su hermana es justicia, y que los responsables del accidente sean castigados.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas