Pobre convocatoria de Vázquez Mota entre panistas


Apenas si logró reunir a unos 150 albiazules, encabezados por el alcalde Eduardo Rivera


Como lo ha hecho desde hace una semana, la legisladora dijo en su discurso que quiere ser la primera presidenta de México, y por ello está interesada en competir en la elección interna de su partido


Yonadab Cabrera Cruz


La diputada federal panista Josefina Vázquez Mota acudió a su tierra natal a buscar apoyo de sus paisanos y correligionarios rumbo a la Presidencia de la República, sin embargo encontró un pobre recibimiento, pues apenas 150 personas acudieron al evento que le organizó su compañera de bancada, Augusta Valentina Díaz de Rivera.


La aspirante del PAN a la Presidencia de la República sólo contó con la presencia del alcalde capitalino Eduardo Rivera Pérez, quien llegó tarde al encuentro entre la militancia panista de 150 invitados y la diputada. También estuvieron presentes las legisladoras federales Augusta Díaz de Rivera, anfitriona del evento, y María del Carmen Guzmán Lozano. Asimismo, acudieron al encuentro el dirigente estatal del PAN, Juan Carlos Mondragón Quintana, el regidor Pedro Gutiérrez y el líder municipal de ese instituto político, Gerardo Maldonado.


Josefina Vázquez Mota no titubeó en reconocer sus aspiraciones a Los Pinos. Al poco tiempo de haber tomado la palabra en el desangelado evento que se llevó a cabo en el hotel Marriot de la avenida 31 Poniente, la diputada federal enfatizó que está interesada en competir en la elección interna de su partido para elegir al candidato a la Presidencia de la República: “Quiero ser la primera presidenta de México”, subrayó con voz tenue la panista.


No obstante, lo que se antojaba para un buen discurso de convencimiento se convirtió en frases al aire y algunas sin sentido. Vázquez Mota habló de los niños que en la actualidad se rebelan contra sus padres, cuando en generaciones anteriores los menores de edad ni siquiera podían ver a la cara a sus progenitores y con la mirada mantenían un control absoluto sobre ellos.


De pronto parecía que los presentes se encontraban en una reunión religiosa donde hablaba alguna feligrés. El momento más divertido fue cuando la diputada panista revivió a Antonio Sánchez Díaz de Rivera, a quien dijo que parecía su abuelito, por aquello de la diferencia de edades y generación: todo esto para explicar que ella, como secretaria de Educación Pública, revivió las clases de civismo y las portadas de “la mujer mestiza de la patria, envuelta en una bandera en los libros de texto gratuitos”.


Vázquez Mota comenzó hablando sobre la unidad panista, luego sobre el día en que Vicente Fox Quesada ganó la Presidencia de la República, jornada en que ella se encontraba en Chihuahua; después se refirió a su coordinación de la campaña de Felipe Calderón Hinojosa; volvió al tema de los niños y las esperanzas de los mexicanos de que este país mejore.


Más tarde regresó a sus logros como funcionaria federal. Como secretaria de Desarrollo Social consideró que una de las acciones que más satisfecha la han dejado es el hecho de haber entregado escrituras de casa a mujeres de escasos recursos: “Cuando les pregunté ¿qué preferían, las escrituras de sus casas o un mal marido?, todas agitaron sus escrituras”.


Posteriormente, como secretaria de Educación Pública consideró como uno de sus grandes éxitos haber dado becas a los jóvenes mexicanos para que continuaran estudiando: “Queremos ganar el 2012 para dar derechos de propiedad a las mujeres de clase media, acceso a financiamiento para educación y mejor calidad académica a los jóvenes, seguir con la democracia, seguir con los gobiernos transparentes”.


Luego habló sobre su natal Teziutlán; agradeció a sus papás, a quienes consideró cien por ciento teziutecos por el apoyo y el amor que le dieron. Les agradeció haberle permitido crecer en el cerro de Chinautla, de donde conserva tantos recuerdos, y una vez más se perdió entre sus palabras, pues empezó a hablar de su abuela, una mujer a quien nunca conoció, pero le relataban que vendía tamales y regalaba lo que le sobraba.


Después del rodeo sobre su familia, se dedicó a convencer a sus correligionarios acerca de las bondades que ha dejado la guerra contra el narcotráfico emprendida por el gobierno federal de Felipe Calderón Hinojosa, ya que los gobiernos priistas hasta le trazaban sus rutas a la delincuencia organizada.


Así transcurrieron los 40 minutos de discurso proselitista de Josefina Vázquez Mota por su estado natal, donde quiso convencer a sus paisanos y correligionarios de que ella es una buena opción para el PAN, la opción de la esperanza y las ganas de seguir trabajando por México.




Copyright 2008 / Todos los derechos reservados para M.N Cambio /


 
 
Todos los Columnistas